La polémica de las vacunas. Yo pasé la tos ferina.

vacuna

El niño de Olot afectado por difteria sigue en la UCI “estable dentro de la gravedad”

Un niño de Olot no vacunado, primer caso de difteria en España desde 1987

Hace unos días ingresó un niño de Olot en el hospital por difteria. Se trata de un niño a quien sus padres optaron por no vacunar. El trágico hecho está volviendo a sacar a la luz el eterno debate de las vacunas. Antes de todo, os dejo mi opinión y mi experiencia.

Nosotros hemos vacunado a nuestro Peque de todas las vacunas, tanto las de la Seguridad Social como las optativas (rotavirus, etc…). Entiendo que pueda haber vacunas, como la de la varicela, que al ser enfermedades no excesivamente graves en la mayoría de casos, aunque sí muy puñeteras, pues que en un principio creamos que no vale la pena vacunarlos. Pero hay otras vacunas, como la de la difteria o la tosferina, que previenen a nuestros hijos de estas peligrosas enfermedades, sobretodo en edades tempranas. Algunos de vosotros podéis caer en la tentación  de pensar que tampoco es tan peligroso no vacunarlos de estas enfermedades pues se trata de enfermedades que ya no melodean por nuestro alrededor. Os equivocais. Por un lado, el caso de este niño con la difteria. Y por otro, yo misma pasé el verano pasado la tos ferina.

Todo empezó como un simple resfriado, que me llevó a tener una horrible tos durante todo el día que no conseguía calmar con nada. Me pasaba noches y noches sin dormir por culpa de la tos, ¡estaba rebentada! cansada, muerta de sueño y sin quitarme esa maldita tos de encima.

Después de dos o tres de semanas de esa tos persistente empezaron los ahogos nocturnos (después descubrí que se llaman accesos). De golpe me despertaba por la noche ahogándome, sin poder respirar y asustándome mucho pues alguna vez pensaba que incluso me moriría asfixiada. Durante unos segundos no conseguía de ninguna manera respirar nada de oxígeno. Era una situación muy desagradable y horrible.

No fue hasta casi tres meses después de haber contraído la enfermedad que me la detectó el pediatra de mi hijo. Antes había ido a varios médicos de cabecera. Al principio me decían que era un resfríado, que me tomara antitusivo (después descubrí que los antitusivos son contradictorios con la tosferina, pues te provocan aún más tos). Más tarde, viendo que no se me marchaba la tos y no podía ni dormir, volví a ir al médico. Volvieron a decirme que era un resfriado, que a veces cuesta quitárselos de encima. Cuando empecé con los ahogos (que eso sí que me asustaba), el médico no tenía ni idea de qué podía ser, que si asma, que si alguna alergia (me dieron antihistamínicos) y viendo que nada me quitaba los ahogos, al final me dijeron lo que suelen decir: ¿estás estresada? ¿no serán crisis de angustia?. Total, que llegué a pensar que igual sí, que igual yo no lo veía y tenía angustia o estrés. Y me comía el tarro mientras cada noche me despertaba con esos terribles ahogos que incluso me hacían casi perder el conocimiento.

Hasta que un día llevé a mi Peque al pediatra porque también hacía tiempo que estaba resfriado. Aproveché para comentarle que yo también había tenido un resfriado raro. Me dijo que le describiera los síntomas. Le expliqué que al principio parecía resfriado normal, después una tos horrible durante día y noche, y después se marchó la tos y empezaron los ahogos y que aún los padecía. Enseguida me dijo: tosferina. “Ve a tu médico de cabecera, que te recete este antibiótico y empiezas hoy mismo a tomarlo”. Así hice y al cabo de dos días se acabaron los ahogos.

Hice lo que muchos de nosotros solemos hacer, busqué por internet cómo era esta enfermedad. Y oye, todas las páginas que visitaba describían a la perfección todas las fases de la enfermedad que había yo pasado. ¡¿Cómo era posible que siendo tan obvio y tan bien descritos sus síntomas ningún médico me la diagnosticara?!

Los médicos del ambulatorio se quedaron pasmados. Todos fallaron en su diagnóstico porque nunca antes habían tenido un caso de tosferina y no tenían en mente esa enfermedad a la hora de diagnosticar lo que me pasaba. Me pidieron disculpas y me dijeron que a partir de entonces lo tendrían presente. Para mí ya fue demasiado tarde, si me la hubieran diagnosticado desde un buen principio me hubieran evitado 3 malditos meses y el llegar a pensar incluso que podría tener angustia o depre sin yo darme cuenta. Por culpa de no haberme tratado a tiempo estuve también  durante meses más susceptible a los catarros y cuando pillaba uno volvía a tener accesos, aunque no tan exagerados.

Además, imaginaros, la tosferina se puede contagiar muy fácilmente de una persona a otra. Yo esos tres meses había estado en contacto con bebés, niños pequeños y embarazadas. Se me ponía  mal cuerpo al pensar que podía haber contagiado a algún bebé o embarazada, con las graves consecuencias que podría tener para ellos (incluso la muerte del bebé). Pensad que la tosferina se incuba hasta 21 días (sin síntomas) y si no has recibido tratamiento puedes contagiarla hasta tres semanas después de haber iniciado el periodo de la tos. Así que hasta que pasó un par de meses y no vi que nadie de mi alrededor la tenía, no me quedé tranquila. Lo que nunca sabré es si contagié a algun desconocido (era verano, frecuentaba la playa, piscinas, Port Aventura, incluso estuve en un cámping de vacaciones). El largo resfriado de mi hijo muy probablemente fuera consecuencia de la tosferina, pero por suerte estaba vacunado ya de varias dosis y quedó sólo en un simple resfriado largo. ¡Imaginaos que no hubiera estado vacunado!

Por ello, insisto, se puede dudar de determinadas vacunas, pero de las que nos previenen a nosotros y a nuestros hijos de enfermedades tan graves como la tosferina o la difteria, no hay lugar a dudas, hay que vacunar.

Es frecuente tener este debate entre madres. Las que optan por no vacunar a su hijo alegan que ellas no los vacunan y nunca han cogido nada. Primero, si no lo cogen es porque de la clase de sus hijos, seguramente 18 están vacunados y 2 no, por lo que quedan protegidos por los que sí se vacunaron. Y segundo, nunca digáis que nunca cogeréis una de estas enfermedades. Yo tampoco hubiera pensado nunca que cogería la tosferina, una enfermedad que ni sabía que existía.

Por cierto, la vacuna de la tosferina no dura toda la vida, al cabo de los años deberíamos hacernos una dosis de recuerdo. De momento están vacunando a las embarazadas al ver que en los últimos años está augmentando esta enfermedad en nuestro país. Si la pasas, como ha sido mi caso, eres immune durante unos 4 años.

El debate está abierto. ¿Cuál es vuestra opinión?

 

 

 

Anuncios

16 pensamientos en “La polémica de las vacunas. Yo pasé la tos ferina.

  1. Yo he puesto todas las vacunas a mi hija menos la varicela q la pilló una semana antes de que tuviera visita con el pediatra para ponérsela. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Creo que es importante ponerles las vacunas porque no sólo los niños están protegidos sino que evitamos que puedan contagiar a otras personas con las que se relacionan (sobretodo población de riesgo como bebes, ancianos, embarazadas…) para las que según que enfermedades pueden tener consecuencias muy graves.
    Un saludo.

    • Si sus hijos están bastante seguros ante estas enfermedades es porque los nuestros están vacunados. Las vacunas, si sirven aunque sea sólo para salvar a un niño, bien valen la pena. Seguro que tienen efectos secundarios, pero siempre hay que valorar esos efectos con el riesgo y siempre gana la prevención.

  2. Yo opto por prevenir siempre que se pueda. Mis hijos tienen todas las vacunas puestas, salvo Gonzalo la de la varicela porque no se ha podido poner, algo que tampoco soy capaz de entender, pero que en cuanto den luz verde allí estaré

    • A mi hijo le pude poner la última dosis de la varicela porque vivimos cerca de Francia y fuimos a comprarla en la frontera. Escribí hace un tiempo sobre la vacuna de la varicela, lo digo por si te interesa leer la información que dí.
      Yo tampoco acabo de entender lo de la vacuna de la varicela, y tampoco la gran mayoría de pediatras. Piensa que tengo amigas que no han pasado la varicela y quieren ser madres. Pues no pueden vacunarse antes de quedarse embarazadas como prevención porque no les subministran la varicela. Tienen que ir a Francia a comprar la vacuna y lo curioso, se la ponen los médicos de la seguridad social sin problema.

  3. En donde yo vivo las vacunas son obligatorias. No se incluyen todas, pero una buena parte (varicela, meningococo, tosferina, sarampión y etcétera). Quedan optativas el rotavirus y varias de su tipo.
    Si uno no vacuna a sus hijos no los puede anotar en una escuela, todo así, luego de un camino no tan largo, llegar al juzgado de familia.
    Y yo estoy totalmente de acuerdo con que hay que vacunar a los niños.
    De todas maneras nada me da mas bronca que el negocio de la salud. Por las vacunas y por las mutualistas y todo en general. La salud es un derecho!

    • Por curiosidad, ¿en qué país vives?
      A mi también me rebienta el negocio y la frialdad de las farmacéuticas, pero hay vacunas que existen de hace años y que funcionan, entonces, por qué poner en peligro a niños o colectivos de riesgo (embarazadas, abuelos….) por no vacunar? Mientras en paises pobres mueren por no poder disponer de vacunas, aquí las menospreciamos. A veces pienso que hemos perdido el norte.
      Un saludo y gracias por tu opinión.

  4. He leído de lugares donde si no tienen todas las vacunas, no pueden ir al colegio. Que quieres que te diga.. Estoy muy de acuerdo. Que nadie me mal intérprete, no quiero marginar a nadie, pero es cierto que un niño sin vacunar pone en riesgo a los demás, y la verdad, da miedo. Deberían de ser obligatorias muchas de las vacunas que ponen. Yo es que ni me planteo no ponerlas.. Ya cometí el error de no poner la del rotavirus y lo pagué caro. 4 días ingresado con vías cuando no tenía ni un año, a punto de deshidratarse, se me partía el alma verlo. Ahora lo tengo claro, le pondré todas las que sean necesarias.

    • A veces los padres que no vacunan a sus hijos no caen en el hecho que no sólo ponen en peligro a su hijo sinó a todo un colectivo de riesgo, como mujeres embarazadas o personas mayores. Por ejemplo, el caso de la varicela. Ahora no suministran la vacuna y hay mujeres embarazadas que querrían vacunarse por miedo a contraer esa enfermedad mientras estén embarazadas. Ahora no se vacunan a los niños de la varicela. Hay madres embarazadas con niños no vacunados. Y si pillan sus hijos la varicela y se la pegan a ellas? No sé, hay cosas que no entiendo y para mí una vacuna lo vale todo aunque sea sólo por salvar a una vida.
      Y lo del rotavirus también tiene tela. Cuando vas a la seguridad social te dicen que no vale la pena, pero todos conocemos de casos de rotavirus. Yo conozco un caso que estuvo casi un año el niño para recuperar con normalidad su alimentación, por lo que perdió peso, quedó retrasado de altura y peso, etc…
      Esa misma madre de Olot ahora vacuna a su hija de 2 años. Ilógico, no? cuando decidió no vacunar a sus hijos entonces qué motivos tenía por no hacerlo? le han caído por su propio peso. Una pena que sea demasiado tarde y su hijo haya tenido que pasar este mal trago…

      • Hola. Antes de escribir todo esto alguna de vosotras habéis leído algo sobre la historia de las vacunas¿ sabéis que las vacunas llevan aluminio y mercurio que pueden provocar autismo y dañar las funciones del cerebro¿ en año 2000 tuvo lugar una conferencia secreta entre 51 científicos que han conclusiónado en un libro de 300 páginas que las vacunas provocan autismo y otros daños del cerebro del niño¿ pero cómo las compañías farmacéuticas siempre ganan, al final no han tomado ninguna medida al respecto. Sabéis que en Italia por ejemplo el año pasado, unos padres han intentado juicio a una compañía farmacéutica que produce una vacuna contra rubéola por dañar el cerebro de sus bebés ¿ el juicio tuvo éxito y se le han retirado el derecho de fabricar esa vacuna que tenía una dosis grande de mercurio. Claro que al final los que producen las vacunas no son tontos: meten bien el virus, controla la más media y luego los pobres padres, asustados de todo esto vacunan a sus bebés. Y para forzar tu mano aún más ya no te lo reciben en colé por no vacunarle 10-15 veces de golpe en un solo año. Esto se llama democracia¿ se llama manipulación y tiene un solo propósito: que alguien gane mucho dinero. El peligro para tu bebé sí que existe, al fin y al cabo te vez con tus manos atadas, yo también temo por la salud de mi bebe porque veo que hay un riesgo de todas formas: si no te vacunas de tos ferina el bebe estará en peligro y si lo vacunas esperaras con miedo si habrá algún efecto negativo. Antes de creer todo tan fácil hay que leer muy bien, la historia de las farmacias es muy oscura, por ejemplo en los 20 se hacían medicamentos con radium ( antes de descubrir la bomba nuclear) y la gente tomaba vitaminas con radium o maquillaje con radium porque él gobierno y los médicos decían que son buenos y dentro de unos años ya tenían todos Cancer o morirían y han quitado todo del mercado…. Es más sano leer antes de creer.

      • Hola Ana, primero de todo, decirte que igual que tú te has informado, el resto de madres también nos preocupamos por los medicamentos que suministramos a nuestros hijos, por eso no sólo miramos internet y artículos de revistas sinó que también preguntamos a especialistas, que al fin y al cabo son los entendidos. Confío en los pediatras, y todavía tengo que encontrar a alguno que reniegue de las vacunas. Por supuesto que existe todo ese gran negocio llamado “farmacéuticas” y por supuesto que cualquier medicamento puede tener efectos adversos (como muchos otros que igual tú estás dando a tus hijos, desde un simple mucolítico, a ventolín, Dalsy, etc). Pero considero que en cada momento hay que poner sobre la balanza entre el riesgo de padecer la enfermedad y el de suministrar una vacuna y hasta el momento toooodos los estudios informan que hay más riesgo en no ponerlas que en ponerlas (sobretodo en las vacunas que están ya más que probadas). Aún así, cada madre y padre es totalmente libre de decidir lo que mejor vea para sus hijos, igual que cada uno de nosotros tenemos libertat para expresar nuestra opinión. Yo siempre hablo des del punto de vista de mi propia experiencia, la cual me ha dicho que gracias a haber tenido vacunado a mi hijo de tosferina él no padeció las graves dolencias que yo pasé con esta enfermedad. Y de la misma manera, muchas embarazadas se han librado de coger la varicela gracias al haberse vacunado. Todo tiene un riesgo, pero yo siempre prefiero valorar ambos riesgos y elegir el más seguro. Todo es cuestión de estadística y hay más probabilidades de sufrir graves consecuencias de alguna de las enfermedades de las que nos vacunamos si la padecemos que no de las vacunas. Piensa también que las farmacéuticas no es precisamente con las vacunas con als que obtienen sus mayores ingresos… Opino y seguiré opinando que existen más motivos para vacunar que no para no vacunar y si los niños no vacunados no padecen tanto ciertas enfermedades es porque los demás de su alrededor sí están vacunados. En cuanto al autismo y las vacunos, hay muchos estudios que lo niegan. Y, ¿sabes lo que estás comiendo? ese pescado, esa verdura… los metales pesados que contienen? seguro que muchos más que esas vacunas que citas. Así que vigilemos lo que decimos. No seamos ni tan extremistas ni tan puritanos.
        Es mi opinión.
        Un saludo!

  5. Hola!! Me podrías aclarar una cosa??? Mis niños están vacunados de todo, tiene 2 años y 6 meses. A partir del próximo mes estarán en contacto con varios niños sin vacunas. Corren algún tipo de riesgo distinto del que correrían en otro centro con niños vacunados? ? Muchas gracias de antemano.

    • Hola, primero de todo no soy pediatra, así que lo mejor de todo es que preguntes al pediatra de tus hijos.
      Pero si tus hijos están al día de la vacunación no tienes por qué preocuparte, confía en los pediatras. Un niño vacunado puede ser portador de algunas enfermedades, como de la difteria, pero si está vacunado no la desarrolla, la puede contagiar a otros niños pero no la desarrolla, por lo que no enferma y no tiene consecuencias para el niño. Así que tranquila, no hay que alarmarse, si está vacunado, estate tranquila 🙂
      Un saludo!

  6. Pingback: Entrevista participativa a… Amalia Arce, pediatra. Las vacunas. | Mamás al borde de un ataque de besos

  7. Pingback: ¡FeLiZ 2016! | Mamás al borde de un ataque de besos

  8. Pingback: Seré bimadre: tercer trimestre de embarazo y pá lante | Mamás al borde de un ataque de besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s