Londres

Sin menospreciar los colegios y los libros, si tengo una cosa muy clara es que el mejor libro y la mejor asignatura para una niño es un viaje. Viajar te permite comprender y recibir un sinfín de sensaciones y aprendizajes que un libro es incapaz de darte a entender con esa misma intensidad. Así que ya sea cerca o lejos, ya sea por unos días o por semanas, ya sea en hoteles de cinco estrellas o en tienda de campaña… ¡nunca dejéis de viajar con ellos!

Uno de los lugares que visitamos durante las pasadas vacaciones de verano fue Londres. Ya había estado otra vez anteriormente, pero después que mi hijo mayor de 7 años me preguntara “Mamá, ¿para qué sirve el inglés?“, decidí que sería un buen momento para llevarlo.

Os avanzo que el viaje, además de gustarle mucho, le hizo quedarse con la boca abierta al ver que su mamá hablaba  y se entendía (bueno, más bien, se defendía) en ese idioma “raro” con la gente de aquel lugar mientras él no se enteraba de nada. Misión cumplida: entendió a la perfección la importancia del inglés, sobretodo si quieres viajar y viajar como yo en un futuro

Venga, entro más a fondo en el viaje, y como he hecho ya otras veces, os resumiré cosillas que vale la pena hacer con los Peques en Londres y que está bien tener en cuenta. Después, como siempre, si queréis ampliar información sólo tenéis que poneros en contacto en privado conmigo.

Primero de todo os avanzo que como ya visité anteriormente esta ciudad y visité un sinfín de museos y lugares, este viaje con mi hijo lo planifiqué no con la idea de visitar miles de museos y demás, sinó de pisar asfalto, recorrer calles, vivir diferentes ambientes e integrarse entre la multitud. Aún así no olvidéis que muchos museos en Londres son ¡gratis!.

¿DONDE ALOJARSE?

Decidí alojarnos en un pequeño apartahotel cerca de Hyde Park y Kensington Gardens, a dos calles de la conocida Queensway y a tocar de Nothing Hill. Fue todo un acierto, tanto por el hecho que estuvimos en una zona muy tranquila, pero cerca de una calle con mucho movimiento como es Queensway, y con varias bocas de metro cercanas: Bayswater y Queensway. La línia de Bayswater es circular y la de Queensway recorre todo el centro de Londres, pasando por Liverpool Street Station, que era dónde nos dejó el tren Stansted Express que nos llevó en menos de 50 minutos des del aeropuerto de Stansted.

El hecho de tener a Queensway casi al lado nos permitía tener supermercados y todo tipo de restaurantes (mediterráneos, pakistaneses, chinos, japoneses, etc) abiertos hasta altas horas de la noche. Y me encanta la diversidad de gente que recorre esa calle. En cinco minutos mi hijo pudo ver que en el mundo hay mucha gente diferente, de diferentes creencias, ideologías, religiones, vestimentas… una lección de diversidad en sólo una calle.

Otra zona que me encanta para ubicar el campamento base cuando vamos a Londres es en Paddington.

Queensway in London, with Whiteleys shopping centre near the end on the left.

LO INDISPENSABLE SI VAS CON NIÑOS

Los parques. El mejor recuerdo de Londres que se ha llevado mi hijo es precisamente de estos lugares, sus parques. Como os he dicho anteriormente, estábamos alojados al lado de Hyde Park y Kensigton Garden, así que cada día dedícabamos un buen rato a recorrerlos y él a… perseguir a las ardillas. Para los que no lo sepáis todavía, es de todos conocido que en estos parques londinenses las ardillas son cómo aquí las palomas, las hay por todas partes, y además se acercan a ti para buscar comida. Además estos parques albergan una gran cantidad i diversidad de especies animales y vegetales. Alucinado se quedó también al ver tal cantidad de aves en los lagos de los parques. Verdaderos pulmones verdes en medio de una gran ciudad… ¡qué placer!.

Otros parques que vale la pena visitar son el St James Park y Green Park (al lado de la zona de Buckingham Palace).

En todos estos parques encontraréis alguna área infantil para los niños, chiringuitos para tomar algo (todo muy caro, no olvidemos que estamos en Londres) y grandes extensiones de prado para estiraros y descansar (¡y sin cacas de perro! eso me sorprendió mucho). Los londinenes también son marranos, sólo hace falta ver la gran cantidad de residuos desperdigaso por los parques al final del día, pero no sé si fue suerto o es que están conscienciados con el tema que no encontramos ni una caca de perro,  lo que es de agradecer. Además, en Kensington Gardens encontraréis Kensington Palace y la fuente memorial de la princesa Diana.

London Eye. Sin lugar a dudas se ha convertido en la gran atracción de Londres. Su precio es desorbitado peeeeero, hay varias maneras de conseguir un precio mucho más reducido que luego os contaré.Nosotros fuimos en pleno agosto, y entre semana y…para nuestra sorpresa no había casi cola. Así que suerte que no cogimos la entrada Pass porque entonces nos hubiésemos estirado de los pelos. Así que valorad bien si os vale la pena comprar la entrada Pass o no, porque de ello os vendrá ahorraros mucho dinero.Qué decir que vale mucho la pena esta atracción y que a los peques les encanta. Subir a esa altura y contemplar Londres desde esas cápsulas de vidrio vale mucho la pena.Junto con la entrada del London Eye entra una sesión de cine 4D que aunque es cortita, vale también la pena ir a verla.

Támesi. Con la entrada del London Eye, además del pase 4D también puedes coger el paquete del barco para ir por el Támesi. Nosotros teníamos el tiquet de ida y vuelta, pero la verdad, con ir del London Eye hasta el London Bridge tuvimos bastante. A los peques también les gusta navegar por el río y ver la ciudad des de esta otra perspectiva, pero ida y vuelta igual se les hace pesadito.

London Bridge y Torre de Londres. Después de salir del London Eye fuimos con el barco hasta el London Bridge y allí aprovechemos para dar un paseo alrededor de la Torre de Londres y atravesar el puente. Esta vez no fuimos a ver las joyas de la Torre de Londres por dos motivos, uno porque cuando lleguemos ya era casi hora de cerrar y otro porque tampoco vimos como indispensable ir con el peque a hacer largas colas para ver las joyas.

Cambio de guardia. Fue la segunda vez que he ido a verlo. La primera, sin niño, fui a las caballerizas y después me pasé mucho tiempo esperando en la glorieta del palacio y pude ver la entrada y salida del cambio de guardia des de allí. No ha sido hasta esta segunda vez que me he enterado de cómo funciona todo el cambio de guardia. Os recomiendo ir primero a las barracas si queréis ver la banda de música y a los soldados con el gorro negro peludo tan característico, después ver el cambio de guardia en las caballerizas y para finalizar dirigiros a la zona del palacio, aunque allí hay mucha gente y es muy difícil ver el cambio de guardia en el interior del palacio sin haber estado largo tiempo guardando sitio en el exterior. Os diré que a mi hijo, de 7 años, le bastó con ver las bandas de música pasear por las calles y hacerse una foto con los guardias.

Tienda Lego. Se encuentra al lado de Picadilly Circus. Tanto si tienes un Lego hij@ como sinó, no dejes de visitar esta tienda de Lego, más grande del mundo, con unas esculturas hechas con piezas Lego ¡impresionantes!. Y si a tu hijo le va el Lego, ¡flipará! cómo lo hizo el mío. A parte de esas impresionantes esculturas Lego encontrarás cajas y más cajitas de este histórico juego de construcción de todas las temáticas. Y, en la planta superior puedes comprar piezas sueltas o fabricarte tus propios muñequitos de recuerdo y llevártelos de vuelta a casa.

Tienda m&m. Está situada justo delante de la tienda Lego y sus cuatro plantas (creo que eran cuatro) te transportarán al dulce mundo de esta golosina de chocolate. Encontrarás todo tipo de merchandasing de esta chocolatina y podrás comprarte a granel tantas chocolatinas como gustos existen de ella e incluso fabricarte tus propios m&m con su cara impresa. ¡Ah! y no olvides hacerte la típica foto dónde los m&m plagian la famosa foto de The Beatles 😉

Hamleys. Cómo una niña me lo pasé en esa espectacular tienda. Es una famosa tienda de varias plantas dónde encontrarás todos los tipos de juguetes e impresionantes esculturas Lego. Es cómo si al adentrarte en esa tienda viajarás al país de Nunca Jamás. Puedes probar juguetes y descubrir muchos que ni siquiera sabías que existían. ¡Os costará hacer salir a los niños de esa tienda!

Picadilly Circus. A los niños (y mayores) siempre les gusta visitar esta famosa plaza y hacerse la típica foto en la gran pantalla. Además, en esta plaza hay una tienda de chucherías im-presionante, ¡la de más variedad que he visitado jamás!

Nothing Hill. Sin lugar a dudas, uno de los barrios más famosos de Londres. Merece bien la pena visitarlo entre semana, y en especial, los sábados, día en el que salen las paradas a la calle en el mercado de Portobello, con un montón de paradas de antigüedades, artesanía, alimentación, ropa, etc… que no de dejará indiferente.

Museo de Historia Natural (Natural History Museum). Vale la pena pasar una tarde, aunque sea un rato, por este museo, no sólo por lo que contiene, sinó que también por el propio edificio, con una fachada impresionante y un hall espectacular. Cabe decir que, el hecho que sea gratuito hace que siempre esté repleto de gente, demasiada para mi gusto. Tanta gente que incluso se hace complicado poder visitar determinadas estancias y que incluso la temperatura en el interior pueda ser en determinadas épocas incluso algo agobiante. Si vas con peques, recomiendo ir a verlo por fuera, en el exterior hay una esplanada para descansar un rato y tomar algo, y ya dentro visitar la estancia de los dinosaurios. A mi hijo también le fascinó la de los minerales, pero ya se sabe, eso es cuestión de gustos.

CÓMO MOVERSE

Autobús turístico. Fue la primera vez que usamos este medio de transporte. Me decidí a comprar el abono de tres días pensando que sería una buena y divertida manera de viajar con el niño, sobretodo para cuando estuviera cansado, ya que el metro no le gusta mucho. Peeero, fue un desastre. No lo recomiendo para nada. Sólo lo disfrutamos la primera vez, para ir des de la zona del hotel al centro. Después se hizo pesado y hay tanto y tanto tráfico en Londres que era una medio de transporte lento, muchas veces no seguían la ruta y te metían por calles no turísticas, etc. Así que, no os lo recomiendo. Mejor el metro o si no os va el metro usar los autobuses o las piernas.

A pie y en metro. Tengo la gran suerte que mi hijo es un gran andador así que íbamos a muchos sitios andando y las grandes distancias, las salvávamos en metro. Eso sí, evitando la línea central (Queensway), que tenía vagones antiguos, bajos y claustofóbicos e iba siempre abarrotada, ya que como os he dicho, al peque no le hacía mucha gracia.

Autobuses regulares. Sin lugar a dudas es otra buena opción para moverse, siempre que no pilles las horas punta de tráfico. Entonces te pasará como con el autobús turístico…atascos y atascos. Aquí os dejo enlace: autobuses Londres.

CÓMO AHORRAR DINERO EN LAS ENTRADAS

La que usamos nosotros esta vez fue el 2FOR1 Offer de National Train. Si vas del aeropuerto a Londres en tren ¡no tires los billetes! ¡Con él podrás comprar en la taquilla del London Eye y muchos otros lugares y atracciones entradas 2×1!

Sobretodo, cuando salgas del tren y te dirijas a la máquina para entrar en la estación, ¡no entres los tiquets del tren en la máquina! dáselos en mano al operario que hay al lado de la máquina para que puedas pasar sin perder el tiquet introduciéndolo en la máquina.

Al igual que con el London Eye, puedes conseguir muchas más atracciones de Londres al 2×1 con el tiquet de tren.  Eso sí, junto al tiquet del tren deberás llevar impreso un voucher/cupón que te debes descargar en la web que a continuación os indicaré. Con ese cupón y el tiquet del tren, en las taquillas de las atracciones podrás comprar la entradas 2×1. Por eso es importante que planifiques el viaje antes de llegar a Londres, tengas claro que te interesaría visitar y lleves ya impresos estos vales.¡Ojo! sólo valen tiquets de National Rail. Aquí tenéis una web dónde os lo explica todo muy bien y en castellano: Lodresando, y la web del National Rail.

Londres da para mucho, y son de esas ciudades que por más que las visites nunca dejas de descubrir lugares nuevos. British Museum, Harry Potter, la City… eso sí, vigilad con los coches y nunca dejéis de llevar paraguas y chubasquero.

Y para acabar, no os olvidéis de comer el english breakfast…

breakfast english

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s