Lo que una bimadre sabe de la Navidad

Y se acerca la Navidad. Y cuando una es bimadre ya lleva atrás esa experiencia adquirida a base de aciertos y fallos que le ha enseñado:

– A que cuando empiezan a publicitar el Black Friday hay que respirar hondo y movilizar el diafragma para no caer en una hiperventilación. Y repetirte una y otra vez el mantra que “hay vida después del Black Friday”… porque después llega el Ciber Monday, y todos los Ciber y Blacks que les dé la gana inventar por tal de ir sacándonos los euros.

– A que nuestros hijos valoran mucho más un regalo inmaterial que cincuenta cajas envueltas de cosas que no prestarán atención ni en el momento de abrirlas. Su mejor regalo siempre es y será el tiempo, tiempo para pasarlo junto a sus padres, abuelos, con sus seres queridos, ya sea en forma de parque de atracciones, visita a un museo o una tarde relajante en un centro termal o de fin de semana en la montaña.

– A que son los niños los que deben elegir sus regalos y para ello no hay que presionarlos para que elijan un mes antes de Reyes simplemente porque te haya llegado en el móvil una súper-oferta. ¡¿Es que nos estamos volviendo locos?!

– A que internet se ha convertido en el mejor aliado de madres y padres. Pasas el día enganchada a tus hijos y cuesta encontrar el momento para comprarles o prepararles su regalo navideño. Y ahí entra el Gran Internet, que te permite comprar los regalos fácilmente, a la hora que a ti te venga bien y para más inri te los traen gratis a casita sin tener que aparcar el coche en la gran ciudad, cargar el mega-regalo de 20 kg, hacer un tetris en el maletero y después tener que descargarlo ya en casa.

– Y, lo más importante, a que lo más bonito de estas fechas es ver la cara de felicidad de tus hijos mientras juntos pasas varias tardes montando el belén, el árbol y las luces en casa, o cuando llega el tió a casa. Esas tardes de “trabajo” y manualidades navideñas se convierten en unos de los momentos más entrañables de estas fiestas.

Un chin-chin por todos esos momentos entrañables, sean cuales sean en cada familia, porque sus sonrisas es mi mejor regalo de estas fechas y del resto del año.

 

 

Anuncios

Tal cuál

“Hijo, sé lo que eres, sé como eres, tal cuál. Aunque también te diré que será una de las cosas más difíciles que tendrás que hacer en tu vida, pero hacerlo te hará libre.”

Los niños

Los niños sólo tendrían que preocuparse en ser felices.

En sus juegos, en sus cánticos, en sus sueños e ilusiones concentrar su vida.

Con esta reflexión regreso de nuevo al blog, después de unas vacaciones y de un período muy necesario de desconexión. ¡Bienvenid@s de nuevo!