Centros de mesa para la Navidad

Nunca me hubiera imaginado que a través del patchwork se pudieran tantas cosas distintas. Pero la abuela del peque cada día nos demuestra que el patchwork con imaginación no tiene límites. Hoy os muestro el centro de mesa que he puesto este año en el comedor. Se trata de una bola navideña hecha en patchwork. La bola la ha hecho la abuela y la llevé a una floristería para que me la complementaran para ponerla como centro navideño. Y aquí está el resultado:

centro_navideñoY aquí os dejo otros ejemplos de bolas navideñas para que vayais cogiendo ideas:

El patchwork de la abuela. Centros de mesa.

Que sí, que sí, que la abuela también se nos toma también unas vacaciones. Que con tanta calor es imposible coger la aguja y el hilo sin que te resbale de las manos de tanto sudor. Pero antes de tomarse unos días de vacaciones nos trae otra obra de patchwork para que os podáis entretener durante estos días. Esta vez se trata de unos centros de mesa. Quién imaginaría que cuatro retales podría dar tan buenos resultados. Así que si estás harta que te rayen la mesa, o el armario de la entrada o simplemente quieres darle un toque de color aquí te dejamos unos ejemplos.

Felices vacaciones abuela 🙂

El Patchwork de la abuela. Delantales.

Y por fin llega la segunda aportación de la abuela del peque al blog de Mamás. Como os conté hace un tiempo, mi madre hace algunos años que se ha aficionado al Patchwork y ha hecho cositas tan chulas como la camiseta del Mic que os mostré hace unos días. Y ahora está encontada de compartir sus obras con tod@s vosotr@s. Así que si os gusta dar a la aguja, al hilo y aprovechar retales, no dejéis de perderos esta sección de la abuela.

Hoy nos muestra uno de los productos que más éxito ha tenido: los delantales. Los ha hecho con mil y un dibujos: setas, gato, buho, utensilios de cocina… todo es posible con imaginación, buen gusto y como no, la ayuda de unos buenos patrones que podeis encontrar en cualquier tienda especializada en costura o patchwork. Y es un buen regalo tanto para hombre, como para mujer, como para niños. Una de las cosas que me gusta del patchwork es que te da carta blanca para adaptar un regalo para cada persona, a través de los colores, las formas y los dibujos. Así que seguro que no dejareis a nadie indiferente con un regalo tan original y exclusivo como éste.

patch_delantalbuho

Si queréis algun tipo de consejo o ayudilla para realizar alguno de los trabajos que ha hecho la abuela sólo tenéis que poneros en contacto con nosotras a través de aquí y nos pondremos en contacto contigo en seguida que podamos. Así pues, ¿alguien se anima a hacer algun delantal? 😉

Os dejo los dibujos de los buho por si os animáis a hacer el delantal:

 

El Patchwork de la abuela. Camiseta MIC larga

No lo niego, pero sí, la primera vez que oí hablar de patchwork lo relacionaba con la típica abuelita sentadita en el sofá de al lado del fuego a tierra haciendo cosas quicas y pasadas de moda con unos trozos de tela. Pero qué sorpresa al descubrir que ese famoso método de costura llamado patchwork y que tanto se ha puesto de moda últimamente permite crear unas prendas de ropa y complementos de lo más atractivos. Y, ¿quién me descubrió este pequeño gran arte de la costura? pues mi madre, la abuelita del peque. No, no os confundáis, no es que me enseñara a coger la aguja y el hilo y a ponerme a coser retales de tela, pues para eso soy una abnegada, pero sí que desde hace algun tiempo se ha aficionado al patchwork y hace unas cosas de lo más lindas que reparte entre la familia. Uno de sus últimas creaciones ha sido esta camiseta para mi peque, con uno de sus personajes favoritos: Mic. Para las que soys de Catalunya seguro que os sonará este personaje, sí, ese de…Mac Mec Mic toca’t el melic.

camiseta MIC niño

Hoy la ha estrenado para ir a la guardería y ha causado furor entre el personal docente por su originalidad. Tanto que incluso ya me han dicho que les lleve la camiseta para hacer una foto para ver cómo está hecha. Y el peque, mientrastanto, encantado de la vida con el Mic en su camiseta, tanto que no quería ni que le pusiera el abrigo por encima porque sinó no podía ver a Mic. Vamos, que ya me veía metiéndole hoy a la bañera con el Mic a cuestas, pero no, al final un buen despiste, un buen dribring, y la camiseta para el saco de la ropa sucia.
Sigue leyendo