Entrevista participativa a…Red Vigías, salvamento y socorrismo en las playas

Con el verano, quien más o quién menos, visita alguna vez la playa para refrescarse con sus hijos y pasar un rato entretenido entre castillos de arena, colchonetas y sombrillas. Pero lo que en un principio puede parecer un inocente día de playa puede convertirse en una experiencia desagradable si desconocemos o nos obstinamos en seguir las reglas básicas para prevenir cualquier tipo de accidente en la playa.

socorrista

Y para hablar precisamente de esas reglas o premisas básicas, en Entrevistas Participativas hoy tenemos la visita de Carlos Vales, uno de los miembros de Red Vigías, red formada por profesionales de diferentes ámbitos que dedican su tiempo en cuidar a los demás y formando parte de los servicios de salvamento y socorrismo de muchas de nuestras playas.

Hoy en día muchas de las playas disponen de servicio de salvamento y socorrismo, y es gracias a todo el personal que existe detrás de este servicio que todos nosotros podemos disfrutar de unas playas más seguras. Pero la seguridad en las playas no es sólo cosa de los socorristas, sino de todos.

 

Primero de todo, bienvenido a Mamás al borde de un ataque de besos. ¿Estás de acuerdo en que la seguridad en la playa no puede recaer exclusivamente en los socorristas?

No debería recaer exclusivamente en los socorristas, pero lo cierto es que en muchas ocasiones los propios padres y madres de los niños que visitan las playas no son muy conscientes de los peligros que entraña el espacio acuático natural, y son ellos mismos quienes incitan a cometer imprudencias. Afortunadamente no son todos los padres iguales, pero es un número significativo, que cada año aumenta por desgracia.

 

¿Podrías nombrarnos las tres causas más frecuentes por las que los bañistas acuden a los puestos de socorro? Y, mayoritariamente, ¿a qué se deben?

Las causas principales en las playas de Galicia son heridas leves, picaduras de peces e insectos. Afortunadamente las atenciones mayoritarias son de carácter leve, y su causa obedece en los dos primeros casos a la mala protección en zona de rocas y orilla en la bajada de marea (cuando nosotros éramos niños, las abuelas no nos dejaban entrar al agua sin “fanequeras”, un calzado de plástico que impedía las picaduras). En el caso de las picaduras de insecto, la causa principal es por la presencia de basura en los contenedores del arenal, que atrae a insectos que acaban picando.

fanequera

¿Cuáles serían los tres tipos de accidentes o incidencias por las que debéis socorrer en el agua o en la arena a los usuarios de las playas? Y, también, ¿a qué se deben?

Las incidencias que más atención requieren de los socorristas son las relacionadas con la prevención y vigilancia, de manera que no se pierde de vista a todos los bañistas que se alejan de la orilla, y especialmente las personas mayores, quienes en los últimos años han cambiado el perfil de ahogamiento a nivel internacional.

 

Y en el caso de niños pequeños, ¿cuáles son los principales accidentes y actuaciones que realizáis en las playas?

En este caso, es muy frecuente que los padres los pierdan de vista, lo que entendemos como “un niño perdido”, cuando en realidad son los padres quienes se han despistado de vigilarlo. Los padres entienden que el niño se pierde y es al contrario. Un ejercicio muy recomendable es acercar a los padres a la orilla, punto frecuente de juego de los niños, y pedirle que se agache y sitúe su vista a la altura de la del niño. Una vez en esa posición, entienden que no pueden encontrar la sombrilla o toalla en la que se encuentran sus familiares. El punto de vista del adulto, desde 1,70 metros de altura de media es erróneo, porque el niño mide poco más de un metro y además juega de rodillas o agachado. Los padres han de aprender a dar referencias concretas y de gran tamaño a los niños, y pueden hacerlo en forma de juego, muy divertido y enriquecedor, pero sobre todo práctico y preventivo.

 

En las playas con servicio de salvamento y socorrismo podemos ver izadas banderas de colores, ¿nos puedes explicar qué son y qué significado tiene cada color?

Las banderas de uso frecuente son las del estado del mar, diferenciando entre verde, amarilla y roja. La verde indica que la playa es apta para el baño; la amarilla que existe un peligro especial que debe tenerse en cuenta, extremando las precauciones; la roja es la bandera de prohibición de baño. También en estos casos los padres deben ser conscientes de que cualquier entorno natural, aunque tenga bandera verde, por el mero hecho de existir una lámina de agua, es un entorno especialmente cuidadoso, y jamás deben permitir que los niños campen a sus anchas sin la supervisión de quienes los cuidan.
Por otro lado, pueden existir también banderas de presencia de medusas (más frecuentes en el meditarráneo), banderas de índice de radiación ultravioleta, banderas de actividades especiales (como zonas de surf), o los distintivos de calidad como la Bandera Azul de ADEAC/FEE.

Las banderas de colores que nos indican el estado de la mar, ¿se actualizan constantemente durante el día? Es decir, si por la mañana izáis la bandera verde porque el estado de la mar es apto para el baño, pero por la tarde la cosa se complica, ¿cambiáis inmediatamente la bandera? ¿Los bañistas podemos fiarnos totalmente de lo que nos indicáis en cada momento con estas banderas?

Este tipo de banderas debe actualizarse si es preciso, y si las condiciones cambian, de hecho en los servicios bien gestionados se hace así. En cuanto a la confianza plena, no me atrevería a asumirla, pues dependiendo del tipo de gestión de ese servicio, los criterios pueden cambiar, y desafortunadamente no en todas las playas se usan de forma correcta. Lo que recomendamos desde nuestro grupo, es que el criterio de cambio de banderas lo establezca el/la responsable del servicio de socorrismo, quien conoce y tiene experiencia suficiente en las playas que gestiona, y dispone diariamente de información actualizada sobre la previsión meteorológica y los peligros de cada arenal.

 

¿Se puede dar la situación que el mar esté totalmente en calma, pero que esté izada la bandera roja? Seguro que muchos de nosotros hemos visto más de una vez esta situación y como hay bañistas que no hacen caso y se bañan igualmente.

Evidentemente puede darse el caso. Puede “parecer” en calma y existir un peligro que los bañistas no aprecian, como corrientes especiales, presencia de toxinas, vertidos, animales marinos, etc.

 

Es frecuente en las playas ver como padres e hijos juegan con colchonetas y otros artilugios flotantes (pequeñas embarcaciones, etc) y a veces se alejan de la arena incluso sobrepasando la línea de boyas. ¿Podrías explicarnos por qué es importante no sobrepasar la línea de boyas?

Los sistemas de balizamiento en playas establecen una zona de baño segura, con prohibición de acceso a embarcaciones. Una vez los bañistas salen de esta zona, se adentran en un espacio de “libre tránsito” de embarcaciones, que evidentemente deben cumplir con las normativas de prevención de abordajes, de vigilancia en el mar, etc. Pero lo cierto es que pasadas las boyas amarillas, el bañista se adentra en una zona donde lleva las de perder si sucede algo y no mantiene la debida atención.

 

¿Qué usos están prohibidos en la zona de baño delimitada por estas boyas?

Está prohibido el acceso de embarcaciones y artefactos rígidos que puedan poner en peligro a los bañistas. Las embarcaciones únicamente pueden entrar y salir de las playas por los canales especialmente habilitados, y marcados por una cordada desde una boya verde y otra roja.

 

¿Podemos bañarnos en los canales de boyas o ponernos en la zona de arena que ocupa el canal? ¿Por qué?

El baño está totalmente prohibido en los canales de entrada y salida de embarcaciones, precisamente porque es la única zona permitida para su varada en playa.

 

En los últimos años se ha puesto muy de moda en los medios de comunicación el fenómeno de las medusas. De medusas siempre han existido, pero parece como si en los últimos años se haya multiplicado su presencia o que los medios de comunicación usen este tipo de noticia para rellenar columnas alarmistas que siempre suelen vender bastante. Vosotros que estáis a pie de playa, ¿qué podéis decirnos al respecto? ¿Es verdad que hay muchas más o es que ahora se ha creado un cierto alarmismo de este fenómeno por parte de los medios de comunicación?

Por la información que nos trasladan los Oceanógrafos con los que colaboramos, la presencia de medusas en general se ha incrementado por varios factores (cambio en la temperatura del agua, efectos de las corrientes y sobre todo de los vientos, reducción de los depredadores que se alimentan de ellas). Los protocolos recomendados en estos casos es izar bandera amarilla o roja, recoger muestras de las medusas, trasladarlas al centro adecuado para su identificación, y una vez confirmado el nivel de riesgo, informar a la población a través de la megafonía y los sistemas de banderas.

 

Hace algún tiempo, en el blog, he hablado de las medusas, recopilando información tanto de su comportamiento y existencia como de lo que se debe hacer ante su presencia (Nuestras amigas las medusas, 1ª y 2ª parte). Siempre he pensado que las medusas han existido, existen y existirán, por lo que lo importante no es luchar contra ellas si no conocerlas y saber actuar ante sus picadas, sin alarmismo. ¿Qué opináis vosotros? ¿Qué nos recomendaríais en el caso que vayamos a una playa donde haya medusas? ¿Qué debemos hacer ante una picada y sobretodo si el afectado es un niño pequeño?

El ser humano debe tener presente que una playa no es un entorno artificial paradisíaco, creado para su descanso. Una playa es un entorno natural, creado durante miles y miles de años, donde existe vida en el mar, en la tierra y en la zona intermareal. Esa vida hay que respetarla y ser consciente del peligro que conlleva su destrucción. Las medusas forman parte de esa hábitat que deberíamos respetar, y si se produce una llegada masiva de medusas con poder urticante, todos deberíamos mantenernos a una distancia prudencial y evitar el contacto.
En caso de sufrir una picadura de medusa, se recomienda no lavarla nunca con agua dulce, en todo caso con agua salada, teniendo cuidado de no frotar para incrementar el efecto urticante de las células que producen ese picor. Lo más recomendable es acercarse al puesto de socorrismo para ser tratados adecuadamente, y en caso de no existir, aplicar hielo protegido por una bolsa plástica (puesto que el hielo quema al contacto directo, y está formado por agua dulce). Retirar cualquier resto de la piel con pinzas, y vigilar que el estado general no empeore, en cuyo caso, debe llamarse urgentemente al 112.

 

¿Es cierto que esas cremas solares especiales que venden anti-medusas funcionan o cualquier tipo de crema solar actúa de la misma manera y ejerce la misma función?

Lo cierto es que no tenemos suficiente información seria sobre este tema, lo sentimos.

 

Hace unos días también publiqué en el blog un post sobre mi experiencia con toda esa colección de artilugios hinchables y de espuma que solemos comprar los padres a nuestros hijos pequeños (Manguitos, burbuja…¿qué le pongo a mi hijo?). Dadnos vuestro opinión des del punto de vista de seguridad. ¿Qué tipo de artilugios son más seguros? Y qué recomendaríais a los padres a la hora de bañarse con niños pequeños.

El único “artilugio” que evita que un niño pueda ahogarse es un chaleco homologado para niños. Desgraciadamente en España su uso no está extendido, y recurrimos a todo tipo de artefactos flotantes que le permiten cierta movilidad, pero no están pensados para mantener su posición a flote con las vías aéreas fuera del agua en caso de que le suceda algo. Lo que nosotros recomendamos es que desde que los niños nacen, una de las primeras y más valiosas enseñanzas que deben poseer es la del dominio del medio acuático. Y no olvidemos que en período de gestación los niños están “sumergidos”. Si se da continuidad una vez nacido y desde que el pediatra lo considere, conseguiremos reducir el número de ahogamientos de verdad.

 

Ahora hablemos de responsabilidades. También es frecuente ver a bañistas (muchas veces niños y adolescentes) lanzarse des de las rocas o lanzarse de cabeza des de la orilla de la playa hacia el agua. Una práctica que en más de una playa ha ocasionado graves accidentes y que personalmente creo que no es culpa ni de los Ayuntamientos ni del servicio de salvamento y socorrismo si no de los propios bañistas y en el caso de menores, de los padres. ¿Qué les diríais?

Les enseñaría algún que otro video subido a la red, en el que más de uno “se abre la cabeza” en una entrada al agua desde altura. La DGT ha optado en alguna ocasión por campañas “muy impactantes” y han tenido resultado. Muy pocos jóvenes o adolescentes son capaces de “imaginar” o prever lo que les podría pasar. Hay que enseñárselo con los medios que ellos manejan. O eso o directamente prohibir y sancionar; todo lo demás es perder tiempo y esfuerzo.

 

Ya en la recta final de la entrevista, ¿quieres dejarnos algunos consejos a la hora de ir a la playa?

Respetar cualquier sensación de malestar y en ese caso no entrar al agua. Cualquier adulto puede tener sus “achaques”, pero al llegar a una playa se incrementan con la exposición solar, con la mala hidratación, con comidas copiosas y con exceso de alcohol. Si aún encima le sumamos la entrada al agua con un cambio brusco de temperatura, y el ejercicio físico si no se está acostumbrado, la combinación es explosiva. NO ALEJARSE DE LA ORILLA y mantenerse cerca de las torres de vigilancia de los socorristas. En definitiva: SENTIDO COMÚN.

 

Para aquellos lectores del blog que estén ahora leyendo esta entrevista y quieran ampliar información sobre los temas que hemos tratado, ¿nos podrías dejar algunos enlaces o contactos?

Disponemos de dos espacios en la red en los que divulgamos información encamidad a reducir ahogamientos, o bien a través de nuestro correo electrónico:
www.redvigias.org
http://blogs.lavozdegalicia.es/socorrismo/
info@redvigias.org

Y no quiero finalizar esta entrevista sin daros el merecido reconocimiento por la labor que realizáis en las playas, ayudando a los bañistas y salvando vidas, muchas veces incluso poniendo en peligro la vuestra. Todos nosotros deberíamos agradeceros vuestro trabajo y ser conscientes que vuestras indicaciones no son para fastidiar a la gente sino para salvar vidas.
Muchas gracias por la entrevista y por vigilarnos.

Gracias a todos los que dedicáis tiempo al cuidado de la vida de los demás. Gracias a todos hay más gente viva, no lo dudéis.

____________________

Como sabéis estas entrevistas tienen algo especial y diferente, porque vosotros, lectores del blog, tenéis la oportunidad de participar formulando preguntas a nuestros entrevistados. Si queréis hacer alguna pregunta al grupo de RED VIGÍAS, sólo tenéis que dejarla antes del 26 de agosto en los comentarios del post y se la haré llegar. Unos días después publicaré las respuestas.

Anuncios

3 pensamientos en “Entrevista participativa a…Red Vigías, salvamento y socorrismo en las playas

  1. Muy interesante la entrevista. El sentido comun parece bàsico en el momento de acudir a la playa con niños. Me parece increible que muchos bañistas no hagan caso de las indicaciones de los vigilantes.

    • Pues créetelo, por aquí ando harta de ver ondear banderas rojas mientras inconscientes bañistas no les hacen ni caso y después pasa lo que pasa.
      Gracias por la visita y por el comentario 🙂

  2. Pingback: ¡Adiós manguitos, adiós burbuja! | Mamás al borde de un ataque de besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s