¡Nos vemos después de vacaciones!

vacaciones

Sí, sí…al fin llegó mi hora, mi momento, ese en el que una cierra la maleta y desaparece de la faz de la tierra para adentrarse en el frescor y tranquilidad de la alta montaña. Y este año, las ganas de vacaciones son directamente proporcionales al tamaño de mi barriga (y advierto que no es pequeña, no).

Remojarme los pies en un arroyo, abandonar los relojes y dormir como una marmota. No pido más. Con eso ya seré feliz.

Así que os dejo el blog durante unos días, para que lo husmeeis tanto como queráis mientras yo pongo de vacaciones cuerpo, alma y neuronas. Y como ya viene siendo costumbre, os dejo la lista de los más leídos del blog este 2016:

Manguitos, burbuja…¿qué le pongo a mi hijo?

De vacaciones en Valencia

De vacaciones en la Vall de Camprodon

Toallitas, ¿biodegradables?

La polémica de las vacunas. Yo pasé la tos ferina.

Espero que tod@s acabéis de disfrutar de lo que queda del verano y…

¡Nos vemos a la vuelta!

Cuaderno de ejercicios Rojo (nivel preescolar)

cuaderno1

A menos de un día para empezar las vacaciones Boolino me ha hecho llegar el Cuaderno de ejercicios rojo, y me va a venir que ni pintado (nunca mejor dicho). Y ¿por qué? porque para el Peque este tipo de cuadernos más que ser un cuaderno de ejercicios es un pasatiempo para él.

Es ideal tanto para tener por casa como para llevarlo a cuestas, ya sea a restaurantes, al campo o a la montaña. Cuando el Peque se aburre, le encanta coger un cuaderno como éste y hacer sus actividades, que como he dicho antes, para él son como un pasatiempos, ya que no sólo le permite colorear, si no también hacer actividades como laberintos, series, reseguir, aprender a dibujar, etc…

cuaderno3

Fue nada más encontrarlo en el buzón y llevárselo hacia la mesa para estrenarlo. Si no mirad, mirad…

cuaderno2

Sin lugar a dudas, una manera divertida y amena de repasar los conceptos aprendidos en el colegio.

boolino

 

 

Seré bimadre: segundo trimestre de embarazo

Para el tiempo volando, y sin darme cuenta este segundo trimestre de embarazo ya ha llegado a su fin y ya estoy de 27 semanas.

Durante este último trimestre puedo corroborar nuevamente que si el primer trimestre ha sido una pesadilla, la cosa mejora, y mucho en el segundo, permitiéndote al fin disfrutar del embarazo, eso sí, sin dejar a un lado las limitaciones y molestias que todo embarazo normal conlleva.

En mi caso, la “amarga” espera se convirtió en “dulce” espera a partir del cuarto mes, cuando cesaron los vómitos, volví a comer (y a digerir) y a recuperar peso y fuerzas. La única fastidiosa molestia que para mi es insoportable es este dichoso mal sabor que tengo en la boca durante todo el día, haciéndome tener que comer chiclets, palidú y caramelos durante todo el día para darle un poco de sabor agradable a mis papilas gustativas. Pero bueno, sé de sobras, que esta fastidiosa molestia tiene data de caducidad, y será a las pocas horas de parir, tal y como me pasó en el otro embarazo.

Las demás molestias son más llevaderas (de momento). La barriga ha ido creciendo sin parar, y a estas alturas ya empiezan los dolores de espalda. La faja lumbar me alivia el dolor y sólo espero no sufrir de ciática durante este último trimestre.

El calor acentua el cansancio y los madrugones para ir a trabajar no ayudan. Pero es lo que hay, ya sabía a lo que me enfrentaría nuevamente.

En cuanto a pruebas médicas, a parte de los controles habituales ginecológicos (ecografías), durante este segundo trimestre te realizan:

  • Ecografia morfológica, donde el ecógrafo comprobará minuciosamente cada uno de los principales órganos del bebé, el saco amniótico y las venas uterinas de la madre (las cuales hacia la semana 24 deben estar “abiertas”, es decir, más gruesas para dejar pasar la sangre necesaria para el bebé).
ecografia

Aquí teneis a mi retoño durante la ecografía morfológica

  • Prueba del azúcar, es decir, test de O’sullivan. Si tienes la mala pata que, como a mi, te sale positiva te mandarán hacer el Test de Tolerancia Oral de la Glucosa. Por suerte, este último test me ha salido correcto y ni dieta ni pinchazos…hip hip hurra!!!!

Otra buena noticia es que la tiroides, que se me había disparado un poco durante el primer trimestre, ha vuelto a la normalidad. Próximo control antes del parto, hacia la semana 36, para asegurarse que está en orden y no afecta al bebé.

En cuanto a la anemia, tan habitual en embarazadas, ahí sigue. Así que supongo que el complemento de hierro me acompañará hasta el final del embarazo.

No, no me preguntéis por el nombre. Todavía estamos debatiéndolo el padre, el hermano de la criatura y la menda lerenda.

Y el hermano…de momento sigue muy contento con su futuro hermanito, aunque ya no está tan eufórico como al principio, supongo que debe ser porque ya lo tiene asimilado y lo vive con más naturalidad (al menos ya no me machaca la panza con tanto beso-taladro jajaja).

Ah, y se ha apoderado de mi cojín de embarazo-lactancia. El Peque duerme siempre con él, se tumba encima y se queda tan agustito. Así que ya predigo el primer conflico entre hermanos: el cojín de lactancia jajaja.

 

Zika y el mosquito tigre, ¿nueva amenaza?

Hace unos días nació en nuestro país el primer bebé con secuelas neurológicas a causa del Zika, enfermedad que su madre contagió en un país latinoamericano.

Si bien es cierto que todavía no se ha dado ningún contagio autóctono en nuestro país, el que en un futuro no muy lejano lo haya, sí que es verdad que aunque pueda parecer algo difícil, no es imposible.

Por lo que más vale prevenir que curar. Por eso, aquí algunos consejos, para que entre todos, consigamos evitar que esta enfermedad cause algún que otro susto en nuestro país.

Cómo ya os conté hace un tiempo (Zika, el nuevo quebradero de cabeza para las embarazadas), es cierto que aquí no tenemos el mosquito latinoamericano transmisor de esta enfermedad, el Aedes aegypti, pero sí tenemos a su primo hermano, el Aedes albopictus, más conocido como mosquito tigre y responsable ya en Europa de la transmisión de determinadas enfermedades tropicales, antes inexistentes en nuestro entorno, como el caso de agosto de 2015 en el que Sanidad detectó el primer caso de Chikugunya en España transmitido por este mosquito tigre, una enfermedad vírica que produce fiebre y fuertes dolores articulares, pero también otros síntomas como dolores musculares y de cabeza, náuseas, cansancio y erupciones cutáneas.

mapa mosquito tigre

Como podéis ver en el mapa de distribución del mosquito tigre, está ya más que establecido en la zona mediterránea, y año tras año va ganando terreno hacia otros lugares.

La “suerte” que tenemos aquí, es que por nuestro clima, el mosquito tigre en invierno entra en latencia y sólo se multiplica y actúa en verano. Y en lugares muy fríos, como en alta montaña, no se establece, ya que a bajas temperaturas mueren sus larvas. Todo esto nos da margen de maniobra para intentar controlarlo.

Otra ventaja que tenemos es que el radio de acción de este mosquito suele ser de unos 200 metros. Es decir, el mosquito deja las larvas en un recipiente artificial seco, llueve y se recubre de agua, se desarrollan las larvas y nace el mosquito, pero este mosquito sólo se moverá en un radio de unos 200 metros, por lo que los mosquitos que tienes en tu casa han nacido cerca o en tu propia casa. Así que si hacemos caso a estos simples consejos, tanto nosotros como nuestros vecinos, seremos capaces de conseguir que este mosquito no se convierta en nuestra pesadilla. En nuestra casa, ha habido veranos que no hemos podido salir al jardín ¡durante todo el día! era salir y estar rodeados por esta plaga de mosquito. Ya podíamos nosotros vaciar los recipientes de agua y seguir las demás recomendaciones, que si los vecinos no lo hacen, no hay nada que hacer.

mosquito_cicloLa forma más efectiva de combatir al mosquito tigre es no dejarlo criar. Por eso hay que evitar las acumulaciones de agua.

A diferencia de otros mosquitos, el mosquito tigre no necesita mucha agua para crecer. Sus larvas crecen perfectamente en pequeñas reservas de agua estancada como la que puede quedar dentro de un tiesto, un cubo, o hasta en un cenicero.

Y, ¿cómo podemos evitar que este mosquito crie en nuestra casa?

mosquito tibre

Fuente: Dipsalut (Diputació de Girona)

  • Limpiad las pluviales de casa de hojas, para evitar que quede agua estancada cuando llueva.
  • Cerrad herméticamente con una tapa o tela mosquitera los depósitos de agua, para que no puedan acceder los mosquitos y dejar sus larvas.
  • Si tienes una fuente o estanque en el jardín, poned peces rojos (se comen las larvas de los mosquitos).
  • Vaciad el agua de los sumideros o tratarla periódicamente con un producto larvicida.

No olvidéis, la lucha contra este mosquito, de molestas y dolorosas picaduras, y transmisor potencial de enfermedades, es COSA DE TODOS.

Test de O’sullivan y Test de la Tolerancia Oral a la Glucosa. Controlando el azúcar en el embarazo

extraccion

Alrededor de la semana 24 de gestación tu ginecólogo te solicitará la prueba de la glucosa (test O’sullivan). Esta primera prueba, conocida vulgarmente como “la corta”, no está considerada como una prueba diagnóstica sino simplemente sirve para detectar qué mujeres podrían tener problemas de azúcar durante el embarazo. Se trata de una prueba simple, donde irás en ayunas a tu centro de extracción, te sacarán una primera muestra de sangre, te beberás un rico líquido, reposarás en la sala de espera durante una hora, te extraerán una muestra de sangre y…para casa.

Si tienes la gran suerte mala pata que, como yo, esta primera prueba te sale positiva (más de 140 mg) serás una de las grandes afortunadas puteadas en tener que padecer la segunda prueba del azúcar, la conocida como “la larga”, “la de las tres horas” o más correctamente, curva de la glucosa o test de tolerancia oral de la glucosa (TTOG).

¿En qué consiste? para que os voy a andar con rodeos…es una mierda un palo de prueba. Te lo resumo…

Después de una noche calurosa de esas para olvidar donde el renacuajo se la ha pasado jugando la final de la Champions en tu barriga, sales de casa con sueño y sin desayunar (o sea, con muy mala ostia mal temperamento) para ir a la clínica a que te metan nada más llegar una banderilla y acto seguido tengas que zamparte un botellín de ese líquido horrible* con la barriga vacía, estirarte en una camilla porque te da un yuyu por culpa de ese mierda líquido y al cabo de una hora, esa enfermera con alma de torera te meta la segunda banderilla como si fueses un toro (más que pinchar, embestía la muy cabrona enfermera). La cosa no acaba aquí, siéntate en la sala, espera otra hora y otra banderilla. Vuelve a sentarte, otra hora y otra banderilla. En total 4 banderillas en 3 horas, y sales para casa con mal de vientre y teniendo que acabar corriendo a buscar un lavabo (ya os imagináis para qué, no hace falta entrar en detalles) por culpa de aquel dichoso líquido que te hicieron beber nada más entrar.

Así que sales de la clínica con más mala ostia de la que entraste.

Pero bueno, encontremos el lado positivo, que en todo lo hay…tendrás tiempo de empezar a leer aquel libro que tenías hace tiempo correteando por casa.

Y ahora toca esperar el resultado de la prueba. Dicen que sólo alrededor de un tercio de las mujeres que les sale positiva la prueba “corta” también les sale positivo en la “larga”. Espero ser una de esas afortunadas porque si no es así, me tocará controlarme el nivel de azúcar durante lo que me queda de embarazo (o sea pinchacitos en casa) y hacer dieta, o en el peor de los casos, tener que incluso inyectarme insulina.

Cruzo los dedos…

Por si os interesa, estos son los niveles considerados normales de la curva de la glucosa:

Intervalo Lectura anormal
En ayunas 95 mg/dl o más
Una hora 180 mg/dl o más
Dos horas 155 mg/dl o más
Tres horas 140 mg/dl o más
bebida prueba glucosa

Parece inofensivo, ¿verdad?

* En el caso esta prueba de 3 horas el líquido tiene más concentración de glucosa (100 g) y te sienta como una jarra de vodka en ayunas, pero sin esa alegría que te da el vodka. Al 80% de las mujeres les da mareo al beber este líquido y tienen que tumbarse para no acabar vomitando el líquido y tener que volver otro día a iniciar nuevamente la prueba.

Y vosotras, ¿os la tuvistéis que hacer? ¿cómo os fue?

Que haríamos sin los abuelos

abuelos

No quiero dejar pasar el verano sin homenajear a todos esos infalibles, incansables, pacientes y todoterrenos abuelos. Nos pasamos el invierno viéndolos ir y venir en la puerta de los colegios e ir y venir en las entradas y salidas de las extraescolares. Y llega el verano y continuamos viéndolos ir y venir en las entradas y salidas de los casales o paseando calle arriba, parque abajo con los nietos, algunos incluso no sólo con un nieto, sino con ¡dos, tres o más!

Se han pasado trabajando toda su vida, cuidando a padres e hijos, para llegar deseosos a la jubilación y…tener que cuidar a sus nietos. Porque no nos engañemos, adoran a nuestros hijos y se desviven por ellos, pero una cosa es quererlos con locura y otra bien distinta llegar a los 65 para tener que continuar con los dichosos horarios, esta vez no del trabajo, sinó de los nietos. Jornadas de ocho y más horas seguidas, once meses al año, cuidando de sus nietos para que los padres podamos ir a trabajar y no se nos vaya el sueldo en un canguro o ludoteca. Todos y cada uno de ellos se merecerían como mínimo un mes de vacaciones pagado por el Estado en el destino que eligieran, y sino, que de una vez por todas el Estado se ponga las pilas con la conciliación laboral-familiar.

Tengamos presente que muchos de esos abuelos y abuelas han sido siempre muy activos y esperaban llegar a los 65 para poder dedicarse a todo aquello que sus trabajos no le dejaron (leer, cursos, hobbies,…). Pero llegan los 65 y siguen a toque de reloj todo el día (colegios, extraescolares, casales, colonias…).

Difícil solución tiene la cosa y todo es cuestión de opciones. O trabajas para ganar dinero dejando los niños con los abuelos para que el saldo económico salga positivo, o dejas tu trabajo para cuidar a tus hijos y abandonar tu vida laboral, con lo que cuesta después la reincorporación, y más aún a partir de los cuarenta. O haces un mix, como yo, tirando de abuelos y canguros para dejarlos un poco respirar. Pero siempre, encontrar el equilibrio es difícil, ¿verdad?

Abuelos, abuelas ¿qué haríamos sin ellos, verdad?

FELIZ DÍA DE LOS ABUELOS

abuelos

Y vosotros, ¿cómo os organizáis el día a día? y ¿el verano? tiráis de abuelos, casales, canguros, ludotecas…cuéntanos, cuéntanos.

 

Ratoncito de barro

A los niños de ciclo inicial les encanta manosear el barro, pero su poca maña con este material hace difícil que puedan realizar figuras con algo de sentido. Pero oye, lo importante, ante todo, es que ¡manoseen el barro y hagan correr su imaginación! sino mirad algunas de las figuritas de mi Peque. A ver si adivináis que son…él lo tiene muy claro:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Peeero, el otro día vino del Casal de verano con esta figurita tan molona:

raton barro

¿A qué mola? esta manualidad del ratoncito permite que los más pequeños saquen una figura de barro, con sentido, gracias a los detalles. Simplemente hacen el cuerpo del ratón y después le añaden las orejas, ojos, bigote y colita. Y, ¿sabes de qué está hecho el trozo de queso? con esponja.

Material:

  • Barro
  • Lana para el bigote
  • Cola (se trata de un material cuyo interior es como de alambre para poder moldearlo a tu manera)
  • Papel
  • Pinturas
  • Esponja

 

Procedimiento:

  1. Hacer el cuerpo del ratón con el barro.
  2. Dibujar en un folio las orejas, pintar, recortar y colocar al ratón. Para colocarlas sólo hace falta hacer dos líneas al ratón dónde meteréis las orejas.

ratoncito barro

  1. Enganchar el bigote de lana. Cortar dos trozos de lana y ponerlos sobre el barro y agarrarlo.
  2. Enganchar los ojos.
  3. Enganchar la cola.
  4. Cortar un trozo de esponja para hacer el queso.
  5. Dejar secar la figura de barro…y…¡ya está! Así de fácil.

raton barro

¿Os atrevéis?