Mucho ojo en las piscinas

Durante la época escolar si hay una cosa que me pone los pelos como escarpias y me saca de quicio es ver a esas madres y padres charlar o guasear tan tranquilamente en los bancos mientras sus hijos pequeños revolotean a sus anchas por el parque y alrededores. No, no soy una madre sobreprotectora, pero sí responsable, a la que, a cierta distancia, le gusta siempre vigilar a sus hijos para evitar que les ocurra algún grave percance o que puedan molestar a otros usuarios del parque. ¿Y qué nos pasa a las madres que vigilamos a nuestros hijos? pues que indirectamente nos convertimos en vigilantes de todos los demás que campan a sus anchas, una responsabilidad que sé que no nos pertoca, pero que una muchas veces no puede evitar.

Y con la llegada del verano, pasamos del parque a la piscina. Y ves como esos mismos padres y madres son capaces de hacer un corralito sobre el césped, de espaldas a la piscina, para charlar tan tranquilamente durante toda la tarde. Padres y madres que mucho me temo que no son conscientes que sólo hace falta un palmo de agua para que en una décima de segundo se ahogue un pequeño, sepa o no nadar, o que un niño mayor provoque el ahogamiento de otro más pequeño debido a un golpe.

Después vienen los “no sé cómo ha pasado” o “sólo me despisté un segundo“.

Que haya socorrista en una piscina no es sinónimo que nuestros hijos estén totalmente a salvo, sólo hace falta ver las noticias para darse cuenta cómo en playas y piscinas vigiladas también suceden tristes accidentes. El responsable final de nuestros hijos somos NOSOTROS, sus padres, así que no queramos siempre responsabilizar a los demás de nuestras cosas, que últimamente se nos da muy bien. Las piscinas, sobretodo en días muy calurosos, están a tope y dos ojos no pueden abarcar 50 o más niños, por lo que siempre he pensado que los padres y madres tenemos que también vigilar a nuestros hijos sí o sí.

Los ahogamientos de niños durante el verano no siempre son inevitables, y muchos se podrían evitar si  vigilásemos siempre a nuestros hijos, sobretodo a los más pequeños, que no entienden todavía de lo peligrosa que puede ser el agua. Muchos pensamos que ya nos enteraremos si nuestro hijo se está ahogando. ¡Pues no es así! Los ahogamientos suelen ser silenciosos. Los niños ni patalean ni chillan, cuando ven que se están ahogando, se quedan acojonados por el miedo, y no pensemos que se van a poner a pedir auxilio. Simplemente se ahogan y nadie se entera. Y no te fíes que tu hijo es un buen niño y sabe nadar muy bien, al fin y al cabo, sólo son niños y a veces el fatal accidente no es por no saber nadar sino por algún golpe o circunstancia.

Así que, por favor, delante de la piscina, sea pública o privada, y en la playa, no usemos el tiempo para colgar fotos en internet o guasear y siempre hagamos caso de las recomendaciones. Vigilemos a nuestros hijos. Ir con niños a pegarse un baño, lo siento, pero  no, no es lo relajante que sería si fuéramos nosotros a solas, es nuestra responsabilidad vigilarlos, bañándonos con ellos o no perdiéndolos de vista. Es lo que tiene ser padres y madres.

Y no, no se trata de dar miedo, simplemente de hacernos ver que en un segundo se puede ir una vida y que simplemente vigilando atentamente a nuestros hijos podríamos evitar muchos de esos trágicos accidentes.

Os dejo algunas páginas interesantes sobre el tema que creo que puede ser de vuestro interés…

www.ahogamiento.com

seguridadinfantil.org

También os dejo una entrevista que realicé a hace algún tiempo a Carlos Vales, miembro de Red Vigías, sobre la seguridad en playas y piscinas, y un post que escribí sobre los diferentes artilugios que usamos a menudo con nuestros hijos cuando no saben nadar.

Entrevista a Carlos Vales, de Red Vigías.

Manguitos, burbuja,… ¿qué le pongo a mi hijo?

 

 

 

 

 

 

Bexsero: administración y efectos secundarios

Los que me seguís sabéis que soy totalmente partidaria de las vacunas porque las vacunas protegen a nuestros hijos y salvan vidas.

Tenía pendiente explicaros cómo nos está yendo en la administración de la vacuna Bexsero, contra el meningococo B.

Hace ya algún tiempo que os hablé de ella, transmitiéndoos la información que me dio el pediatra de mis hijos (podéis leerlo en Bexsero, la vacuna contra el meningococo B). Ante todo ya sabéis que yo no soy ninguna profesional de la salud y que, por tanto, siempre os hablo des del punto de vista de mi experiencia como madre sobre estos temas de salud. Si queréis información más técnica y un punto de vista más profesional podéis leer los muchos artículos que circulan por internet, como los de las pediatras blogueras Amalia Arce o Lucía, o simplemente, preguntar directamente a vuestros pediatras.

Adquisición de la vacuna

Esta vacuna no entra en el cuadro vacunal de la Seguridad Social, por lo que los papás y mamás tenéis que desembolsar de vuestros bolsillos unos 105 euros por dosis (no está nada mal, ¿eh?). Y para adquirirla en estos momentos estaréis en lista de espera en la farmacia (en mi municipio, en estos momentos, hay una espera media de unos seis meses).

Yo he tenido la suerte que el pediatra de mis hijos (privado) ha ido consiguiendo esta vacuna y la ha ido organizando para que primero puedan vacunarse los bebés y después los mayores.

Administración y dosis

A mi Peque, lactante de seis meses, le tocan tres dosis, (3, 5 y 7 meses) más una de recuerdo a los 18 meses. De momento ya lleva dos dosis a la espera de su tercera de aquí a un mes. Como sabéis, a esta edad toca administrar a nuestros hijos muchas vacunas, y el pediatra va alternando la Bexsero con todas las demás, dejando como mínimo 15 días entre vacunas, aunque siempre ha sido más tiempo.

A mi Mayor, de 6 años, le toca dos dosis. Una se la puso cuando todavía no había cumplido los 6 años y la siguiente a los cuatro meses.

Efectos secundarios

Los efectos secundarios en mis dos hijos por la administración de la Bexsero han sido leves, como los de cualquier otra vacuna.

Peque (bebé): en la primera dosis (3 meses de edad) tuvo una punta de fiebre de 38º, que se corrigió con una única dosis de apiretal, y, perdió el apetito durante una semana (con lo comilón que es bajó la cantidad de leche diaria que tomaba, pero no bajó nada de peso, si llegó a perder algo lo recuperó, y de sobras, los siguientes días).

En la segunda dosis, tuvo febrícula el mismo día (alguna décima durante algunas horas) y un pequeñito bulto rojo donde se administró la vacuna (aunque no se quejaba). Estuvo algo disconforme durante un par de días, pero esta vez sólo perdió algo de apetito estos dos días, y no mucho.

Mayor (6 años): tuvo un único efecto secundario, se le puso, en ambas dosis, el brazo muy enrojecido y con bastante dolor durante 4-5 días. Algo así como en la siguiente foto.

Como veis, nada grave en comparación a lo que supondría que enfermaran de meningitis B.

Y  vuestros hij@s, ¿qué efectos secundarios han tenido con esta vacuna?

Nuevos pañales Dodot #papásdodot

Con mi primer hijo, nacido en el 2011, utilicé pañales Dodot, para aquel entonces, la única pega que les encontré fue que si el bebé dormía de lado se levantaba mojado, es decir, el pañal perdía por los laterales, y mucho.

Con mi segundo hijo, des del primer día, he vuelto a confiar en los pañales Dodot. Empecé con el modelo antiguo, el cuál supongo que ha sido renovado durante estos años ya que el tema de las pérdidas laterales ha desaparecido bastante, pero no del todo.

Hará unos días, Dodot, a través del sello de calidad de Madresfera, me envió un paquete de los nuevos pañales que ha sacado al mercado y he de decir que nuevamente, han mejorado. La diferencia más destacable que he encontrado respecto al anterior modelo es que, tal y como anuncian, el pipí se reparte más por el pañal, lo cual no crea el efecto súper bolsa colgante y hace que pese menos.

Tubos Ultra-Absorbentes

 

El hecho que se reparta el pipí uniformemente por el pañal, gracias a los tres tubos ultra-aboserbentes, y no quede tan hinchado, hace que no se les quede una bolsa pesada colgando en el trasero y eso supongo que hará que el bebé, cuando empiece a gatear y a andar, se sienta más libre y menos pesado a la hora de moverse, lo cual valoro muy positivamente.

Aquí podéis observar los tres tubos Ultra-Absorbentes que distribuyen el pipí uniformemente por todo el pañal

En cuanto al diseño, exteriormente no se aprecia ningún cambio, el mismo tipo de ilustraciones, la barra simétrica para colocar la cintura de la misma manera a ambos lados y el rizo lateral. La diferencia a simple vista se aprecia en el interior, donde se puede observar que el material absorbente ha cambiado.

En definitiva, felicito a Dodot por esta mejora, porque cómo anuncia en la tele, parece como si ahora mi hijo meara menos. La única pega que les sigo poniendo y por lo que reto a Dodot, es para que mejore las dichosas pérdidas laterales. El pañal es ideal durante el día, pero si el bebé se mantiene durmiendo de costado durante toda la noche (incluso poniendo el pañal a consciencia y dirigiendo el pene del bebé hacia abajo) tiene muchos números de amanecer mojado por el lado donde se recuesta. Sé que debe ser difícil encontrar una solución definitiva, y que no es un problema sólo de Dodot sino de todas las marcas, pero estoy segura que poco a poco darán algún día con la manera de eliminar estas pérdidas laterales.

Su primera visita al dentista

dentista1

En la revisión de los cinco años, el pediatra me recomendó hacerle una revisión con el dentista. Y así hemos hecho. Decidí llevarlo al mismo centro donde voy yo, en el cual hay una odontopediatra, y la verdad, que me parece que he acertado de pleno.

Se trata de una doctora muy atenta y cariñosa con los niños. Nada más entrar estuvo en todo momento por él, entreteniéndol y explicándole minuciosamente todo lo que le iría haciendo para que no se pusiera nervioso. Hizo sentir al Peque muy a gusto y tranquilo des del minuto cero.

La revisión consistió básicamente en contarle todos los dientes que ya tiene y revisarle la dentadura (caries, sarro, mandíbula, posición de los dientes, etc.)

En su caso, ya tiene todos los dientes que le corresponde por la edad (2o dientes), nada de caries (ufff, ¡respiré tranquila! porque ¡mirad que hay casos de caries ya con esta edad!) y sólo un poco de sarro. Así que le hizo una limpieza de boca. ¡El Peque se portó como todo un campeón! mérito también de la doctora que supo llevarlo genial en todo momento.

Al finalizar me explicó el único “pero” de su dentadura, y es el hecho que la dentadura superior cubre totalmente la inferior al cerrar la boca. A los niños que les ocurre esto tienen problemas para masticar. Son niños que suelen comer muy lento, se cansan pronto de comer, pero que al cabo de un rato vuelven a tener hambre (porque antes no se saciaron, simplemente se cansaron de masticar) y ¡hacen bola!. ¡Ojalá hubiera sabido todo esto antes! mi hijo encaja perfectamente con esta descripción, y la de nervios que hemos cogido tanto nosotros, sus padres, como abuelos y canguros al ver que era tan lento al comer y siempre con ¡¡¡¡las dichosas bolas!!!!. Nos hubiésemos ahorrado más de una regañina (pobrecillo) y seguro que los adultos nos lo hubiésemos tomado de otra manera. Pero bueno, de todo se aprende…

La odontóloga me explicó que este tipo de mandíbula se arregla colocando unas pistas en los dientes centrales inferiores, pero que ahora no se las podía poner porque ya se les está moviendo, vamos, que pronto nos visitará el ratoncito Pérez. Así que debemos esperar hasta que haya cambiado estos dientes para empezar el tratamiento de corrección de la dentadura. Nos dijo que es importante no esperar tanto para la primera visita al dentista, que hay que ir antes, cuando ya les están creciendo los dientes, para así detectar cualquier problema y poder solucionarlo lo antes posible. Así que si hubiésemos ido hace un año, ahora ya tendría la dentadura arreglada. Pero en fin, en mi caso, desconocía que se tuviera que ir tan pronto. Pero lección aprendida y con el segundo peque iré mucho más antes.

También me explicó que ahora se le caerán los dientes incisivos, que hacía los diez-doce años le caerá los demás dientes de leche y nos dio consejos para mantener en condiciones la dentadura (cepillado, etc.).

dientes-de-leche

Vamos, una visita muy provechosa y esperamos volver de nuevo para empezar el tratamiento y que el Peque pueda lucir una hermosa boca 🙂

Y vosotr@s, ¿cuándo llevasteis a vuestros hijos por primera vez al dentista? ¿han tenido que hacerse también algún tratamiento ya desde pequeños? contad, contad…

 

 

Como conseguir que un grupo de whatsapp de padres/madres del colegio no acabe siendo una pesadilla

whatsapp12

Llegó la vuelta al cole y con ello, el despertar de los, para algunos, temidos grupos de whatsapp de padres y madres. Nunca desaparecieron, simplemente permanecieron en letargo durante el verano a la espera que alguien los volviera a activar con un “Hola, ¿hay que llevar bata este año?“.

He leído bastantes comentarios sobre este tipo de grupos y la verdad, he de decir que, de momento, tengo la gran suerte de formar parte de un grupo de madres/padres para quitarse el sombrero, que para nada sigue los patrones que por lo que veo siguen otros grupos más pesadillas de este colectivo. Y, ¿cómo conseguir que funcione como toca un grupo de este tipo? Pues bien, aparte de cruzar los dedos para que no forme parte de él alguno de esos padres graciosillos o de esos que les guste exhibir su vida en público, estos serían algunos trucos que hasta el momento veo que dan buenos resultados:

Todos los integrantes del grupo deben tener claro el objetivo del grupo: sólo temas relacionados con nuestros hijos y el día a día del colegio. Compartir temas que puedan ser de interés o útiles para todos los padres. Estos grupos deberían ser una red de padres/madres para compartir información importante de nuestros hijos y el colegio, no para tonterías. Así que fotos del tipo miraquémajoestámihijo en el parque NO entrarían en el contenido de este grupo. Vamos, que para guapo el mío también y no hace falta ir pregonándolo por el grupo…ja!. Para ello usa tu muro de Facebook u otras redes sociales o grupos de amigos, pero no el grupo del colegio.

whatsapp10

Responder lo justo y necesario. Si alguien pregunta algo no hace falta que los treinta padres del grupo vayan respondiendo No, no, no, no, no… hasta la saciedad. Con que responda uno es suficiente y si no sabes la respuesta simplemente calla, no hace falta que digas “no lo sé“. En un grupo de whatsapp los silencios no deben entenderse como una descortesía sino como que nadie sabe la respuesta, y así uno no se encuentra con la sorpresa de cientos de mensajes en el grupo al final del día.

whatsapp2

Cumpleaños, aparte. La organización de fiestas de cumpleaños debería organizarse en grupos aparte, aunque se invite a toda la clase. Si se empiezan a usar estos grupos para invitar a la gente, por un lado, ya empezamos a introducir temas no relacionados con el objetivo principal del grupo que se marcó en el momento en que se creó, y por otro lado los miles de mensajitos relacionados con el cumpleaños pueden tapar otros mensajes más interesantes del grupo que quedan perdidos entre tantas fotos de pasteles, inflables y mensajes del tipo “¡qué guay fue!“. Por lo tanto, si celebras el cumpleaños de tu hijo, cúrratelo un poco y monta tu propio grupo.

whatsapp7

Nada de chistes (ni en vídeo, ni en foto, ni en mensajes), y nada de mensajes en cadena. Para ello usa otros grupos destinados a ello o envíaselos directamente a tus amigos. Imagínate que todos lo hiciésemos, doscientos mensajes al día de esta calaña acabaría quitándole la gracia al mejor de los chistes.

whatsapp4

Cotilleos, como siempre, en el patio, no en el whatsapp. A todos los padres no nos tiene por qué interesar los cotilleos. Si quieres criticar a menganita o fulanito o hablar de algún rumor forma un subgrupo tipo Sálvame en la escuela e invita a tu corralito.

whatsapp3

Si tienes algún problema con la profesora, ves a hablar directamente con ella, que es cómo se solucionan verdaderamente las cosas.

whatsapp1

Los deberes los hacen los niños, no los padres. No les quitemos esa responsabilidad, ni seamos su agenda por costumbre.

whatsapp5

Un administrador con un par de pelotas (u ovarios), que sepa cortar sin temblarle la mano todo mensaje no apropiado en el grupo y así restablecer el orden.

whatsapp6

Y para finalizar, respeto y sentido común a la hora de usar estos grupos.

Sino cumplimos entre todos estas directrices, estos grupos que podrían ser tan provechosos se pueden llegar a convertir en una pesadilla y hacer que muchos padres salgan despavoridos de ellos.

Si te has visto reflejado en algunos de los supuestos que he descrito, reflexiona. Igual por eso muchos padres han dejado de participar activamente en el grupo o lo han incluso abandonado.

whatsapp8

Y recordad, todos y todas nos vemos en un momento u otro en la salida del colegio o en el parque, así que hablemos, vayamos a hacer un café de tanto en tanto y no perdamos la comunicación de tú a tú.

whatsapp9

Y vosotros, ¿formáis parte de alguno de estos grupos? ¿Cómo os va?

Zika y el mosquito tigre, ¿nueva amenaza?

Hace unos días nació en nuestro país el primer bebé con secuelas neurológicas a causa del Zika, enfermedad que su madre contagió en un país latinoamericano.

Si bien es cierto que todavía no se ha dado ningún contagio autóctono en nuestro país, el que en un futuro no muy lejano lo haya, sí que es verdad que aunque pueda parecer algo difícil, no es imposible.

Por lo que más vale prevenir que curar. Por eso, aquí algunos consejos, para que entre todos, consigamos evitar que esta enfermedad cause algún que otro susto en nuestro país.

Cómo ya os conté hace un tiempo (Zika, el nuevo quebradero de cabeza para las embarazadas), es cierto que aquí no tenemos el mosquito latinoamericano transmisor de esta enfermedad, el Aedes aegypti, pero sí tenemos a su primo hermano, el Aedes albopictus, más conocido como mosquito tigre y responsable ya en Europa de la transmisión de determinadas enfermedades tropicales, antes inexistentes en nuestro entorno, como el caso de agosto de 2015 en el que Sanidad detectó el primer caso de Chikugunya en España transmitido por este mosquito tigre, una enfermedad vírica que produce fiebre y fuertes dolores articulares, pero también otros síntomas como dolores musculares y de cabeza, náuseas, cansancio y erupciones cutáneas.

mapa mosquito tigre

Como podéis ver en el mapa de distribución del mosquito tigre, está ya más que establecido en la zona mediterránea, y año tras año va ganando terreno hacia otros lugares.

La “suerte” que tenemos aquí, es que por nuestro clima, el mosquito tigre en invierno entra en latencia y sólo se multiplica y actúa en verano. Y en lugares muy fríos, como en alta montaña, no se establece, ya que a bajas temperaturas mueren sus larvas. Todo esto nos da margen de maniobra para intentar controlarlo.

Otra ventaja que tenemos es que el radio de acción de este mosquito suele ser de unos 200 metros. Es decir, el mosquito deja las larvas en un recipiente artificial seco, llueve y se recubre de agua, se desarrollan las larvas y nace el mosquito, pero este mosquito sólo se moverá en un radio de unos 200 metros, por lo que los mosquitos que tienes en tu casa han nacido cerca o en tu propia casa. Así que si hacemos caso a estos simples consejos, tanto nosotros como nuestros vecinos, seremos capaces de conseguir que este mosquito no se convierta en nuestra pesadilla. En nuestra casa, ha habido veranos que no hemos podido salir al jardín ¡durante todo el día! era salir y estar rodeados por esta plaga de mosquito. Ya podíamos nosotros vaciar los recipientes de agua y seguir las demás recomendaciones, que si los vecinos no lo hacen, no hay nada que hacer.

mosquito_cicloLa forma más efectiva de combatir al mosquito tigre es no dejarlo criar. Por eso hay que evitar las acumulaciones de agua.

A diferencia de otros mosquitos, el mosquito tigre no necesita mucha agua para crecer. Sus larvas crecen perfectamente en pequeñas reservas de agua estancada como la que puede quedar dentro de un tiesto, un cubo, o hasta en un cenicero.

Y, ¿cómo podemos evitar que este mosquito crie en nuestra casa?

mosquito tibre

Fuente: Dipsalut (Diputació de Girona)

  • Limpiad las pluviales de casa de hojas, para evitar que quede agua estancada cuando llueva.
  • Cerrad herméticamente con una tapa o tela mosquitera los depósitos de agua, para que no puedan acceder los mosquitos y dejar sus larvas.
  • Si tienes una fuente o estanque en el jardín, poned peces rojos (se comen las larvas de los mosquitos).
  • Vaciad el agua de los sumideros o tratarla periódicamente con un producto larvicida.

No olvidéis, la lucha contra este mosquito, de molestas y dolorosas picaduras, y transmisor potencial de enfermedades, es COSA DE TODOS.

Me gusta tenerte en clase

Sí, ya sé que estamos en época de vacaciones escolares, pero no podía dejar de compartir con vosotr@s mi último descubrimiento en internet, un profesor de educación especial de Florida que dedica los diez primeros minutos de clase a transmitir confianza a sus alumnos, valorando cómo es cada uno y lo que hace, ya sea jugar bien al futbol, hacer ganchillo, leer muy bien o hacer reír a los demás.

Ya son varias las veces que hablo de la importancia de trabajar las emociones en los niños, y este no es más que otro ejemplo de cómo con un simple gesto, con unos pocos segundos, uno puede conseguir fortalecer las virtudes de cada niño, sean las que sean, haciéndoles ver que son importantes, cada cual en lo suyo y con su manera de ser, porque lo importante no es tanto qué virtudes tiene cada uno sinó que las valore y las potencie, independientemente que sean diferentes a las de los demás. Porque al fin y al cabo, en la diversidad está la riqueza, o ¿no?

Seguro que más de uno de nosotros hubiésemos querido borrar del mapa a alguno de nuestros antiguos profesores y cambiarlo por uno que en lugar de castigarte por no hacer bien lo que la doctrina y el temario manda, nos hubiera ayudado a potenciar todo aquello que cada uno de nosotros sabíamos hacer y nos motivaba de verdad. Es decir, profesores que se centren en el talento de nuestros hijos, sea el que sea, en lugar de centrarse en sus fracasos o carencias.

A cuántos de nosotros nos han amargado algunos profesores nuestra etapa escolar, tan importante en nuestra vida, simplemente por ser diferentes que los demás o porque los profesores nunca se preocuparon de entendernos, consiguiendo que muchas veces, muchos de nosotros, abandonáramos los estudios por no sentirnos “bien”.

Pero claro, para conseguir una enseñanza de ese tipo se necesita la simbiosi de dos cosas: preparación y motivación del profesorado y cambio en los proyectos educativos de las escuelas, dirigiendo la educación no sólo a través de temarios y libros sinó en otras facetas fuera de las ciencias, las literaturas o las sociales, facetas como el arte, la experimentación, la dialéctiva… en definitiva, un método de enseñanza adaptado a cada niño y no adaptar a cada niño al método de enseñanza dictado desde un despacho a cien quilómetros de los colegios. ¿Utopia? No. Simplemente que nuestros gobiernos y sistema educativo tengan ganas (¡pero de verdad!) de cambiar el método tradicional. Hay colegios que ya lo están intentando, pero tengo la sensación que los currículums obligatorios que se marcan des de los respectivos departamentos de educación les limitan mucho. Espero que algun día, los señores y señoras de esos despachos, se lean algun libro de Elsa Punset o bajen de su nube para descubrir que otro método educativo es posible, y que si queremos resultados distintos, necesitamos métodos distintos.

Con profesores como el que hoy os muestro, seguro que nuestros hijos no dirían eso de “mamá, no quiero ir al cole” y tendríamos un país con menos ni-ni y más talento.

¿Qué opináis?