¡Tenemos un huerto!

Os presento el nuevo proyecto que hemos iniciado en casa: ¡un huerto!

Siempre he tenido la idea de crear un huerto en casa con la intención de promover ciertos valores a mis hijos. Y al fin, lo he logrado. Su trabajo ha costado, pues hacer y mantener un huerto con dos niños, uno de ellos de 20 meses que se pasa más el rato pisando las plantas que colaborando, es toda una aventura.

La intención principal no es la de recoger sus frutos, sino como os he dicho antes, promover ciertos valores a mis hijos como:

– Esfuerzo: que sepan que las cosas se consiguen con esfuerzo. Que la comida que cada día tienen en el plato y que a menudo desprecian, son fruto del esfuerzo de personas que cultivan el campo y de dos recursos importantísimos para la humanidad, la tierra y el agua. Además, con el huerto están viendo que no es cuestión de plantar y al día siguiente recoger. Sino que necesita de muchos días de cuidado y mantenimiento para que pueda dar sus frutos.

– Comida sana: el Peque se lo come todo, pero el Mayor a veces es reacio a ciertas verduras y frutas. Así que cultivar su propia comida, seguro que le hará coger más ganas de comer este tipo de alimentos. Además la intención es hacer un huerto ecológico, sin aditivos, aunque los caracoles se coman las lechugas y encuentres en medio de sus hojas algunas que otra sorpresa al lavarlos. De abono usamos el compost de nuestro compostador casero, donde compostamos los restos de materia orgánica de la cocina i restos de plantas de la casa.

– Nuevo entretenimiento: se acerca el verano, y se acaba la escuela. Por eso más que nunca hay que buscar nuevas distracciones para evitar que caigan en la trampa de hoy en día: las pantallas.

– Trabajo colaborativo: aprenden que trabajando juntos las cosas se consiguen más fácilmente… y son más divertidas. Uno riega, el otro planta y el otro…pisa las plantas. Pero lo importante es que los tres pasamos cada día un tiempo juntos haciendo la misma actividad. Es una actividad que espero que una todavía más a los dos hermanos. Y mientras tanto aprovechas para hablar con el Mayor de cómo ha ido el día y de sus cosas. Eso sí, después de regar solemos acabar con un remojón la mar de fresco jaja.

Y, ¿cómo hemos hecho el huerto?

Teníamos un pedacito de jardín vacío. Quitamos las malas hierbas y empezamos a plantar. Así de fácil. La tierra por suerte ya era de campo, y buena. Es un huerto pequeño, porque más vale abarcar poco y que la cosa vaya bien, que mucho y no dar abasto. Es pequeño, cuco y suficiente para entretenernos y conseguir (eso espero) recoger alguna cosa.

Hemos plantado: fresas, calabacines, cebollas, acelgas, tomates, rábanos, pepitas de calabaza y laurel. Sólo me falta plantar mi flor favorita: el girasol.

Y, ¿cómo nos va?

De momento toda va creciendo, de fresas ya hemos comido y siguen saliendo (su sabor, nada que ver con las del súper) y los calabacines ya tienen flor.

Las bajas por aplastamiento del Peque de momento son pocas.

Así que, sin lugar a dudas, de momento, el huerto, nos aporta muchas cosas positivas. Así que os animo a hacer uno con vuestros hijos. Si vives en ciudad, compra un huerto urbano o constrúyetelo tú mismo, hay muchos tutoriales por internet.

Os iré informando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s