Un mar imperceptible

El porqué del título de este post. Mi primer libro de la biblioteca después de tener abandonado durante varios años uno de mis hobbies preferidos, la lectura. Estos últimos años las visitas a la biblioteca no pasaban de los pasillos de literatura infantil, pero ayer, por fin, me atreví a recorrer la estantería para adultos, y cogí al vuelo el primer libro corto que vi y cuyo título me llamó la atención. Ya os contaré.

Elegir un libro en una biblioteca con dos niños, uno de ellos súper movido, no consiste en pararse a leer las contraportadas si no en atrapar al vuelo el primero que pillas y salir pitando de la biblioteca antes que te llamen la atención por el comportamiento del más pequeño.

Este acto tan simple para cualquier no-madre se puede convertir en todo un símbolo después de varios años dedicada casi única y exclusivamente a tus hijos: volver a recuperar tu Yo.

Ser madre te enseña muchas cosas. La empatía se dispara. Las prioridades en tu vida cambian. Te auto-descubres muchas habilidades que antes desconocías que tenías, entre ellas que no hay límites, que aquello que crees en un principio que no puedes lograr se acaba convirtiendo en algo posible. Que puedes vivir sin dormir más de dos horas seguidas. Que pasa delante de ti dos personajitos que se convierten en el centro de tu vida. Que el amor es infinito. Que eres capaz de querer, amar, adorar a dos enanos más de lo nunca te hubieses imaginado si no hubieses sido madre. Y que ese amor tan intenso que aflora por tus hijos eres capaz de extrapolarlo al resto del mundo y al resto de cosas que haces en tu vida.

La maternidad es dura, muy dura, que no os engañen. Es un antes y un después. Es una opción, que cada cual elige o no. Pero tened seguro que vuestra vida ya nunca volverá a ser la misma, nunca. Y para mí eso lo convierte en excitante, emocionante. Ser madre es de las pocas cosas que consiguen dar un giro de 360 grados a tu vida de un día para otro y eso ¡es una pasada!

Cambias el enfoque de todo. Lo que antes algo era muy importante para ti, ahora te ríes pensando vaya tontería que era. Veo a personas, parejas, de mi edad, sin niños, y hay un abismo entre nosotros. Pienso, se ahogan en medio vaso de agua. Me cuentan sus problemas y me tengo que contener para no reírme. Ellos mismos son su propio centro del mundo. Se auto-observan demasiado. Eso en realidad no es malo, lo malo es que se autoanalizan constantemente, hasta tal punto que para ellos puede ser un drama que se les haya metido una pestaña en el ojo. Cosas mediocres limitan su vida y su felicidad. Acaban pensando casi exclusivamente sólo en ellos. Ser madre te hace fuerte, mucho más fuerte de lo que eras. Guerrera. Los problemas que antes veías en las cosas, desaparecen, incluso ahora te parecen ridículos e insignificantes, aunque aparecen otros de nuevos. No, a lo mejor durante unos años no puedes leer ese libro que te gustaría, pero os aseguro que acabarás haciéndolo, y el camino hasta lograrlo, habrá valido la pena. Toda una lección de vida que te hará vivir y valorar las cosas con más sentido e intensidad. Verás lo que antes pasaba imperceptible ante ti.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s