Los 8 aparatos más inútiles que hemos tenido

Hoy os voy a hablar de los 8 aparatos más inútiles que hemos tenido y que por tanto, considero totalmente prescindibles:

  • Arnés para ayudar a caminar. Es ese aparato que se usa en los primeros pasos de tu hijo, que sirve para llevarlo como si fuera un títere. Cuando me lo regalaron, nada más abrir el paquete, ya ví que no lo utilizaría. Primero porque soy partidaria que hay que dejar cierto margen a los niños para que aprendan a caminar solitos, y eso implica, dejarles también caer y tropezar de vez en cuando. Y segundo porque lo veía ridículo, aunque puedo entender que para aquellos casos de mamás y/o papás con problemas serios de espalda a lo mejor les pueda ir bien.

  • Esterilizador. Ni he tenido ni tendría. Siempre lo he considerado una pérdida de dinero innecesaria y un trasto más para la cocina. Primero porque siempre he pensado que no hay que tener a los niños metidos en una burbujita, también han de estar en contacto con bacterias y otros animalejos que nos acompañarán toda la vida. Segundo porque sólo he encontrado necesario (y mi pediatra también) esterilizar sus cosas (me refiero a tetinas y chupetes) durante las dos o tres primeras semanas, y eso se puede hacer perfectamente hirviéndolos en una cazuela, como se ha hecho toda la vida. Así que esterilizadores, caros, ocupan lugar y totalmente prescindibles. ¿Sabéis eso de que: con el primer hijo si se le cae el chupete, lo recoges, lo esterilizas y se lo das; con el segundo, si se le cae lo pasas debajo del grifo y se lo das; y con el tercero si se le cae, directamente lo recoges y se lo vuelves a poner. No es leyenda urbana, es tal cual. Y os añado la famosa regla que las madres y padres nos hemos inventado de los famosos tres segundos: si cae algo al suelo y lo recoges en menos de tres segundos no hace falta lavarlo 😛
  • Móvil musical para la cuna. Sí, son muy bonitos, y la cuna queda preciosamente decorada con uno de esos fantásticos móviles con animalejos dando vueltas, y algunos con música incorporada, pero… primero, son un engorro a la hora de meter y sacar al bebé de la cuna, al menos a mí se me enrollaba el niño casi siempre con los dichosos cordeles, y ya ni os cuento cuando por la noche, a oscuras, lo tenías que sacar de la cuna y además se disparaba la musiquilla. Sí, esa musiquita cansina… venga la misma cancioncilla una y otra vez, y para lo único que servía era para en vez de relajar al niño, ¡activarlo! ¿Cómo acabó ese móvil? En cuando pudo mi hijo lo cogió, lo agarró, lo estiró… hasta que al final lo rompió. Y siempre me preguntaré por qué algunos van con mando a distancia. ¿A caso hay alguien que haya usado ese mando? Si es así, que lo explique 😛 Si aún así queréis decorar la cuna de vuestro hijo con uno de estos artilugios, os recomiendo que sea uno senzillito, no esos tan engorrosos que ocupan tanto, y que vaya a cuerda, no a pilas. Son igual de cucos, no gastan pilas y ocupan mucho menos.

  • Andador. Los hay de todo tipo, de madera, de plástico, con música, con mil y un elementos de juego… pero para ninguno de mis dos hijos han servido para lo que en principio se diseñan: aprender a andar, o como mínimo usarlo para ponerse de pie y dar sus primeros pasos. Por más que jugabas con ellos con el andador enseñándole para qué sirve, preferían apoyarse al sofá o a cualquier otro lugar para ponerse en pie. Y nunca lo han usado para empujarlo y arrastrarlo. Sí, han jugado algún minutillo con alguno de sus elementos de juego, pero nada más. Después ya más grandes lo han machacado, pisado, tirado y totalmente olvidado en la esquina del cuarto. Así que mucho bulto, muy bonitos, pero en nuestro caso… un trasto sin más.

  • Caminadores. De caminadores ni os hablo, con un podólogo como papá… totalmente prohibidos.

  • Platos con ventosa o de silicona. O no he dado con la marca adecuada o no están hechos para la fuerza y destreza de mis hijos. Los arrancan y los tiran igualmente y si no pueden, igualmente cogen con la mano la comida y la lanzan por toda la cocina.

 

  • Vigila bebés con cámara. Nosotros para los dos hemos tenido el mismo vigila bebés, uno de sencillito sin cámara, y con eso nos ha bastado. Muy útil, sobre todo cuando son más pequeños si vives en una casa de dos plantas o si un día te vas de cena a casa de alguien y le dejas dormido en alguna habitación, así aunque haya jaleo puedes percatarte si está llorando. Estos vigila bebés sin cámara ya tienen también un piloto que parpadea si el bebé hace ruido, así que veo innecesario gastarse el plus de dinero para que también tenga cámara. Es muy bonito ver a tu hijo en la pantallita, sí, pero a los amigos que veo que tienen este tipo de vigila bebés los veo que al final acaban obsesionados y no apartan la vista del aparatejo ni un segundo.

  • Calienta biberones. Ahora se estila la alimentación a demanda, así que es “gracias” a sus lloros que te enteras que ya llegó la hora de darle el siguiente biberón. Y cuando empieza a llorar, y se va acelerando y acelerando, tú coge, ve, prepara el biberón y ponlo a calentar en el calienta biberones… y después me cuentas. Es mucho más rápido coger el agua y hervirla en un cazo. Para lo único que le puedo encontrar utilidad es si viajas.

  • Los juguetes. Sí, habéis leído bien: los juguetes. De toooodos los juguetes heredados, regalados, de primera y de segunda mano, de todos los juguetes, os diré que han jugado con ellos muy poco, poquísimo. Siempre se han entretenido más con la cesta de las pinzas de la ropa, una buena caja de cartón, la escobilla del wáter o destrozando las jardineras. Palabrita de madre.

 

E aquí nuestros prescindibles, aunque está claro que no a todas las familias a lo mejor les puede resultar prescindibles, siempre dependerá de cada caso. Y vosotr@s, ¿habéis encontrado utilidad en alguno de estos 8 artilugios? ¿Añadiríais alguno más a la lista?

 

Anuncios

2 pensamientos en “Los 8 aparatos más inútiles que hemos tenido

  1. Para gustos colores claro 😁 Y cada familia es un mundo. Coincido que muchas de esas cosas son prescindibles. Lo único de esa lista que para mí ha sido un exitazo ha sido el andador que es un coche que lo empujan y luego se suben… No veas el partido que le están sacando a ese, tanto mi hijo cómo ahora también la peque.
    Y el vigilabebes, mis cuñados me decían que no entendían para que lo quería cuando me compré el primero sin cámara. Que sus hijas gritaban a voces y no les hacía falta. Pues yo acabé de aquel cacharro hasta el gorro porque avisaba cuando le daba la gana y no me enteraba cuando mi hijo se despertaba, porque hacía muy poco ruido.
    Al final me compré uno de cámara y no puedo estar más contenta, y mejor, porque la peque es igual, de primeras tampoco llora, cuando llora es que ya se espabiló y está muy enfadada. A los míos mejor interceptarles antes xD en cuanto empiezan a moverse.

    • Sí, ese tipo de andador-coche sí que tiene más éxito, mis hijos tuvieron uno y ése sí que lo usaron, pero no como andador, sinó como bici a lo Picapiedra jajaja. Pero en el artículo me refiero más al tipo de andador como el de la foto.
      Pues yo con mi vigilabebés sin cámara ya tuve más que suficiente, a la que se movía ya se oía y se activaba el piloto rojo. Supongo que depende de la marca. Aunque como tú bien dices, cada niño, un mundo, y para gustos colores 😛
      Gracias por tu comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s