Hagamos niños felices, no perfectos

Entra en clase, se pone encima de la tarima, delante de todos, y con los brazos extendidos y mirando al techo fuertemente grita:

– ¡Bueeeeeenoooossss díaaaaaaassssss a toooodoooooosss!

– Peeeeero ¿qué has desayunado hoy? – le pregunta la profesora entre risas.

– ¡¡Soy feliz!! – responde también gritando.

Y su alegría se contagia a toda la clase…

 

Y yo, soy la mamá más feliz del mundo. No existe mejor regalo y agradecimiento a tu labor como madre que el que te cuenten que tu hijo hace cosas como ésta.

La felicidad y de como te vaya el día depende de la aptitut con la que encares cada nuevo amanecer. Y me parece, que lo ha entendido 🙂

No busquemos hijos perfectos, sinó hijos felices

Anuncios

Un pensamiento en “Hagamos niños felices, no perfectos

  1. Pingback: Cerrado por vacaciones | Mamás al borde de un ataque de besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s