Diario de un bebé: 7 meses y ya quiero desplazarme

Durante el séptimo mes el Peque ha ido progresando nuevamente en cuanto a movimientos, psicomotricidad, habla y cada vez está más espabilado, supongo que el hecho de tener como referente a su hermano mayor, ayuda.

Durante este mes el Peque ha empezado a estirarse des de la posición de sentado, más de un golpe se ha llevado, pero la manta de juegos que le tengo puesta le ha evitado algún que otro chichón. Al principio le costaba acabar de “sacar” su pierna izquierda una vez se tumbaba hacia adelante, pero ahora, en cuestión de un segundo, pasa de estar sentado a tumbado boca abajo y levantando culo y cabeza, por lo que deduzco que pronto empezará a gatear.

Ahora ya hay que empezar a estar más alerta, pues ya realiza pequeños desplazamientos, ya sea a base de mover el culo o de estirarse para coger los juguetes. Así que ya me veo prontito empezando nuevamente esa etapa de vigilar por dónde anda, lo que toca, tapar enchufes…

En cuanto a psicomotricidad fina, usa cada vez mejor sus manos, pudiendo coger a la perfección objetos pequeños y, por supuesto, llevárselo todo a la boca.

Sigue experimentando sonidos, que si “oooo”, que si “eee”, e incluso “maaaa maaaa”.

Le encanta jugar a pasar la pelota y a petanca, e interactuar con los demás. Y sí, lo habéis leído bien, ¡petanca! Para jugar a petanca usamos esas típicas pelotas de colores de las piscinas de bolas. Él lanza sus pelotas una a una y…a jugar. Muestra mucho interés en jugar a los juegos que juega su hermano, así que intentamos inventar juegos para que ambos puedan también empezar a jugar un rato juntos (como la petanca o pasarse las pelotas sentados en el suelo). Al Peque le encanta participar en los juegos de los mayores.

Le sigo mostrando y explicando cuentos, le gusta sobre todo los de tocar diferentes texturas, los pop-up y los que emiten sonido. Al Mayor des de recién nacido le fui explicando cuentos y creo que eso ayudó a que empezara a hablar tan pronto y a que…sea tan charlatán, con un rico vocabulario.

En relación a la comida, sin cambios. Le gusta probarlo todo, le gusta todo y mastica muy bien, por lo que ya le empezamos a dar pequeños trozos de algunas cosas, como fruta. Y le damos a probar lo que nosotros comemos, paella, helado, etc… Es un bebé que disfruta comiendo y que se pasaría todo el día comiendo, pero intentamos que no pique entre horas, pues ya pesa ¡11,2 Kg! ¡y mide 74 cm! Así que sigue creando su propia gráfica de percentiles, fuera de las líneas estándares.

En único “contra” que tiene el Peque es que sigue durmiendo muy poquito durante el día, unas dos o tres cabezaditas, y que durante el día le cuesta mucho conciliar el sueño. Pero en fin, no se puede pedir todo 🙂

Este último mes, como novedad, ha estrenado las piscinas. ¡Le encanta el agua! es ver un charquito de agua y pedirlo a gritos. Y en la piscina municipal lo metemos en la grande en brazos y no para de chapurrear con manos y pies.

Visto lo visto, se augura un mes de julio movidito, literalmente jeje.

Anuncios