El Periplo del Ángel

¿Queréis desconectar un poco de la temática maternal? ¿De los libros de crianza, de los métodos educativos, de cómo quitar el pañal al peque o de los pros y contras de la maternidad/paternidad?

Pues hoy os traigo una reseña muy especial, como lo es cada vez que mi gran amigo, el Lobo Fantasma, edita un libro. Eso sí, os avanzo que no es un libro para niños, pero oye, que los papás y mamás, aún con el tiempo tan ajustado que tenemos, también tenemos derecho a leer, ¿no? Y este es perfecto para nosotr@s, un libro cortito, como corto es el tiempo libre que disponemos cuando tenemos que encargarnos de nuestros dulces retoños, y que nos permite evadirnos un rato de la esfera infantil que nos rodea.

Se trata de El Periplo del Ángel (Acto Primero: Ángel del Apocalipsis), un libro corto, pero intenso, donde la ciencia ficción se mezcla con escenas eróticas, luchas de titanes e intriga, todo sobre el trasfondo de la eterna lucha entre ángeles y demonios, del Cielo y del Infierno, del Bien y del Mal.

Sólo os avanzaré que el libro trata las vivencias de un ángel, Dekkar’iël, a quién Dios (en este libro se trata de una mujer, y eso me encanta) le encomienda la tarea de proteger a Julie, que se ha reencarnado. Dekkar’iël acaba enamorándose de su protegida y… el resto mejor lo leéis vosotros mismos. La historia coge unos giros rápidos e inesperados que bañan de emoción cada una de las páginas del libro. Los dos personajes principales, Dekkar’iël y Julie, no dejarán de sorprenderte, por su pasado, su presente y supongo que también por su futuro (lo sabré cuando el autor lance la segunda parte del libro).

Aunque a primera vista, con esta descripción, os pueda sonar a un libro “típico”, como taitantos de este género, os aseguro que no lo es, para nada.

Se nota que el autor ha estudiado la base histórica sobre la que se basa y que la domina a la perfección. Y que tiene una imaginación sorprendente. Como lectora, este libro me ha entretenido mucho, no se me ha hecho aburrida ni una de sus páginas, y en él he encontrado una de las cosas que anhelaba de este autor, historias más rápidas, sin entrar tanto en el detalle de los personajes y descripciones, que a veces consiguen aburrir a determinados lectores como yo. Felicito al autor por ello, con pocas palabras te permite imaginarte cada escena, adentrarte en cada personaje, pero al  mismo tiempo dándote un poco de libertad, como lector, de acabar de poner tu propia pincelada en cómo quieres acabar de imaginártelo todo (y eso me gusta).

En resumen, un libro corto, sintético, muy bien narrado, que hace que una vez lo empiezas no pares de leerlo hasta el final de un tirón.

Totalmente recomendable si eres un lector asiduo de este género, y si no lo eres, este libro te brinda una oportunidad brillante para descubrir este tipo de temática y saber así si te mola, o no.

Ah, y pronto habrá segunda parte…