Las Navidades a los 4 años

belen

Una vez digeridos los turrones y recogidos los regalos que con tanta ilusión ha recibido el Peque de parte del Tió y de los Reyes Magos, mañana toca nuevamente volver a la rutina y a coger el ritmo marcado por el horario escolar (y el de mi trabajo). Por suerte la reincorporación a la escuela ha sido pausada, pues el viernes el Peque ya tuvo colegio y, aunque costó levantarse (a los dos), salió de casa con muchísimas ganas de volver a las clases y jugar con sus amigos.

Pensaba que con la edad los niños cada vez vivían las Navidades con menos ilusión, pero no es así. Ahora, después de superar las cuartas fiestas navideñas del Peque, puedo aseguraros que a los 4 años ha disfrutado muchísimo más que los anteriores años y que las ha vivido más intensamente que nunca. Ha sido más consciente de todo, pero sin perder la inocencia.

No negaré que este año temía que por culpa de algun niño mayor “cabreado” o por algun descuido de los mayores, se enterara de tooooodas las verdades que se esconden tras el Tió y los Reyes Magos. Hoy en día los niños tienen las parabólicas siempre puestas y parecen más espavilados que nosotros. Pero no ha sido así. Si bien es verdad que este año al encontrar al Tió en el bosque no soltó tanto grito (supongo porque ya sabía de qué iba la cosa), lo ha vivido a tope. No ha faltado el día que lo mimara y le diera de comer y el día de cagarlo disfrutó más que nunca. Pensad que a los dos años le tenía pánico e incluso no dormía tranquilo por las noches y que a los tres años, aunque ya no le tenía miedo, se negaba a darle de comer.

También ha andado loquito con el tema de los Reyes Magos. En la cabalgata se quedó afónico de tanto cantarles, y de tanto que cantaba los pages no paraban de dirigirse a él para hablarle o sacarle a bailar entre los demás figurantes de la cabalgata.  ¡Disfrutó muchísimo! Sin miedos y sin vergüenza.

Y lo que para muchos mayores podría resultarnos un coñazo…se lo ha pasado genial yendo de comilona en comilona a casa de los parientes, jugando con los primitos y comiendo todo aquello que le gusta tanto y que en estos días se le hace la vista gorda (chocolate, chuches,…). Vamos, que creo que las Navidades para un niño de 4 años se podrían definir como un montón de días de dulces, familia, juegos, parques infantiles, magia e ilusiones. No importa el tamaño o valor de los regalos, lo más bonito y lo que más les llena la cara de ilusión y felicidad es la magia de estos días.

Hoy ya hemos retirado los adornos, el belén y el árbol de casa. Hemos vuelto a esconder el Tió en la buhardilla. Y ya veréis que no nos daremos cuenta que ya estaremos nuevamente sacando el polvo a las figuras del belén.

Espero que vosotros hayáis disfrutado tanto como yo estos días con vuestros hijos. Para mí, tenerlo a mi lado estos días en los que yo también he tenido vacaciones, ha sido retroceder en el tiempo y llenar cada uno de estos días de pequeños grandes momentos.

Y a vosotr@s, ¿cómo os ha ido? contad, contad…

Anuncios

6 pensamientos en “Las Navidades a los 4 años

  1. ¡Qué guay! Si es que… tener un niño en casa alegra cualquier Navidad.
    En la mía aún no tenemos pequeñuelos, así que los grandes nos disfrazamos de niños por unos días y disfrutamos a tope de las fechas. Seguimos esperando ansiosos la llegada de los Reyes Magos y compartimos esos días en familia.
    En mi provincia no existe el Tió, pero conozco gente que lo celebra y me parece muy gracioso.
    Es genial esto de las costumbres ¿no?.
    Felíz año nuevo!!

    • jajaja me recuerdas a cuando en casa tampoco había peques, también hacíamos lo mismo, vivíamos el Tió y los Reyes como si fuésemos niños jajaja. Y eso es muy bonito!!!!
      Y sí, el Tió no deja indiferente a nadie jajaja es una costumbre de esas bien raras…hacer cagar a un tronco con barretina! jajaja Pero es bonito mantener las costumbres de cada sitio, no se deberían perder nunca y seguir siempre transmitiéndose de padres a hijos. Odio la globalización en ese aspecto, una cosa es hacer participar también a Papa Noel y demás y otra que ellos substituyan a las costumbres de aquí. Ojalá siempre puedan vivir conjuntamente todas las costumbres sin perderse ninguna 🙂
      Un saludo!!

  2. A los cuatro años es cuando mas participan en todo y mas disfrutan de toda la magia de la Navidad y Reyes Magos..Y los padres y abuelos participan y fisfruran junto a ellos .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s