¡Esta casa es un caos!

Muy, muy ordenada, la verdad que nunca lo he sido. No soy de esas personas que tienen un lugar para cada cosa, sino más bien de las que cada cosa puede ir en cualquier lugar. Experta en tener mi propio orden en el desorden. Qué queréis que os diga, priorizo muchas otras cosas antes que pasar el mocho y la fregona o pasarme una tarde guardando cosas. Y la verdad, aunque lo intente, no soy buena en estos menesteres.

Pero hasta la llegada del Peque, más o menos sobrevivía y más o menos siempre tenía la casa “apañada”, sobre todo cuando venía alguna visita. Ya sabéis que, cuando hay visitas, una intenta recoger un poco no sea que digan… Ains, sí, el dichoso ¡qué dirán! pues eso, al menos lo intentaba y oye, hasta parecía algo ordenada.

Pero si hay una cosa que te cambia la maternidad es precisamente el ¡qué dirán! y el sentido de la vergüenza, el cual desaparece por completo. Vamos, que si antes te importaba tres pimientos lo que pensaran los demás ahora te importa uno (y ni eso). Yo creo que ese sentido de la vergüenza lo perdemos todas minutos antes de parir, cuando medio hospital ya te ha visto el coño tus partes íntimas y metido esos dichosos dedos palpado para ver si el niño baja o no baja. A partir de ese momento hay un antes y después en la vida (y vergüenza) de toda mujer.

Pero de mi orden dentro del desorden a…

desorden_2

…hay un buen trecho.

Al principio intentas ser una madre Ikea, comprando cajas, estanterías y mueblecillos varios para guardar los juguetes. Todavía no he dado con el motivo, pero incluso nos da por organizar los juguetes. Este cajón para los coches, este otro para los animales, aquí los puzles…qué bonito todo, ¿verdad? pero el tiempo y la acumulación de trastos,  juguetes y libros dan al traste con estas buenas intenciones. Llega un momento en que los libros empiezan a invadir los cajones de la tele, los puzles el cajón de la cubertería, los coches las estanterías del comedor…y sin darte cuenta toooodo tu comedor se transforma y…ya nunca más será el mismo.

Al principio intentas recoger al final del día el comedor, con la más o menos colaboración del Peque. Pero llega un día en que se te inflan lo ovarios y te llega esta gran reflexión: “¿para qué coño recogemos cada noche si a la mañana siguiente vuelve a estar igual?“.  Y así, pasamos de ser una madre Ikea a ser una malamadre descaradamente desordenada, pero oye, más feliz. ¿Sabéis la de horas que se distrae el Peque construyendo todo este desorden? ¿Inventándose aventuras con los muñequitos y los coches? ¿Por qué hacerle pasar un mal trago recogiéndolo cada día, con el trabajo que ha tenido en colocarlo? Así que un día llegamos a un pacto: sólo recogeremos un día a la semana para poder fregar a fondo el suelo.

¿Qué la gente tiene que ir con mil ojos para no pisar un cochecito y romperse la crisma? ¿Qué la gente piensa “vaya casa que tienen”? ¿Qué la gente piensa que estoy mal de la cabeza por dejar que mi hijo lie tal lio en la habitación principal de la casa? ¡Y qué! a quién no le guste que no venga. Él es feliz, y yo soy feliz si él es feliz y mucho más si encima no tengo que recoger cada día.

Y vosotr@s, ¿también habéis sucumbido a la “invasión”? o ¿todavía lucháis en contra?

 

Anuncios

9 pensamientos en “¡Esta casa es un caos!

  1. Yo aún sigo recogiendo de noche cuando todos duermen, para tener una casa pinterest..lastima que solo dura hasta el amanecer. Entonces me rindo y dejo que hagan lo que quieran, hasta la noche, la noche es mía y la casa volverá a estar recogida jajaja.

    • jajaja muy bueno jajaja
      al menos si el Coco o el hombre del saco visita tu casa por la noche la encontrará recogida jajaja
      Yo ya desistí de tener una casa Pinterest jaja He caído en manos del Caos jajaja
      Un saludo!

  2. Qué bonito post!! La verdad es que donde viven niños, no se puede pretender que no parezca que vivan. Esa alegría que dan los niños se tiene que notar en casa. Me ha llamado la atención el modo en el que está “recogida” la habitación en la foto, pues en el interior del espacio “anti golpes”, dejas un espacio cuadrado sin proteger por ese material, que seguro que tiene un por qué.

    • Pues el “por qué” le tendrás que preguntar al Peque, pues es él mismo quien también dispone los “anti golpes” en el suelo. Suele dejar un espacio vacía en el centro, pone los muñecos y juguetes alrededor y él se sienta en el centro para jugar y colocar/mover los muñecos, coches, dinosaurios… Cada semana lo monta de manera diferente y además con los mega-blocs les hace un edificio (un día es un castillo, otro un garaje, otro una habitación…). Todavía no tengo claro si este niño será de Lego o Playmobil porque creo que combina ambas cosas jeje.
      Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s