Compartir o no compartir, that’s the question

“Oye, tú, el que estás leyendo ahora estas líneas. Mira, que tengo el coche en el taller así que mañana paso por tu casa a coger el tuyo para ir a trabajar. Ah, y de paso me dejas las llaves de ese apartamento tan chulo que tienes en la costa para ir con mi familia el fin de semana. Tranquilo, que no te rompo nada y después te lo devuelvo.”

¿Lo harías? este mundo puede estar llenísimo de buenísimas personas, pero dime, ¿tú lo harías? ¿me dejarías a mi, una completa desconocida, tu coche y tu apartamento así sin más? y ¿al vecino de en frente? o ¿a ese que conoces de ir cada día a buscar el pan al mismo sitio? Pues ¿por qué le pides, e incluso le exiges, a tu hijo que deje sus juguetes a esa niña tan mona que ha venido a hurgar su bolsa de juguetes del parque con ese descaro y sin ni tan siquiera pedir permiso?: “Peque, no te enfaaaades, hay que compartir, después ella te lo devuelve y juegas tú con él, vale? no llores o nos vamos del parque, eh? ¡tienes que aprender a compartir!“. (Sí mamá, y ¿por qué no le dejas tú tu móbil? No te jode -debe pensar nuestro hijo).

Para ellos, nuestros hijos de 2, 3, 4 o pocos más años, sus juguetes son como para ti o para mi nuestro coche, nuestro apartamento, nuestro móbil…son su mundo, y lo más seguro los objetos más importantes que tienen, ¿entonces? ¿por qué les exigimos algo que nosotros no hacemos ni haríamos jamás?

Confesaré que al principio yo era una de vosotras, de esas mamis que llegaba una tarde al paque con el Peque y su bolsa repleta de juguetes. Los otros peques, aprenden rápido y nada vernos entrar por la puerta del parque ya se nos abalanchaban porque llevábamos juguetes. Y yo, caaaada tarde una pelea con mi hijo porque él no quería dejar sus juguetes, él quería jugar con ellos, porque para eso los habíamos traído nosotros. Y yo intentando mediar en el conflicto entre sus lloros y las manos descaradas de los otros niños que poco a poco se los iban arrancando de la bolsa mientras sus madres estaban tan tranquilas charlando en el banco del otro lado del parque. Madres que nunca llevan juguetes. Lo que debía ser una tarde apacible en el parque se convertía en sólo malos rollos con mi hijo.

Cada tarde iba así la cosa hasta que un día mi hijo me hizo ver la luz. “Mamá, ¿por qué no me defiendes a mi? ¿que les quieres más a ellos?“. Y ¡hasta ahí llegó la cosa! Me di cuenta de lo estúpida que había sido des del principio. Desde que nació intentando luchar contra naturaleza para que compartiera sus cosas con los otros niños. Y todo sin conseguir nunca el resultado esperado. Sólo cabreos, lloros del Peque y por último esta recriminación.

Pero aprendí la lección. Eso que tienen (sus juguetes, sus chuches,…) y que para nosotras puede parecer insignificante para ellos es como su Rolex, es su mundo. No por exigirles que compartan van a aprender a hacerlo (os lo digo por experiencia). Eso se aprende con el tiempo igual que se aprende con quién vale la pena compartir y con quién no, quienes pueden ser tus amigos y quienes no. Así que si mi Peque está jugando con un juguete suyo, no se lo quito para dejárselo a otro niño y si tiene algun juguete que no lo está haciendo servir, le pregunto antes de dejárselo a otro niño. ¿Egoísmo? ¿mala madre?yo le llamo sentido común y respeto hacia los sentimientos y opinión de mi hijo.

¿No veis lo déspotas que somos ante los ojos de nuestros hijos cuando ellos están jugando con su juguete, viene otro niño, se lo quita y nosotras en vez de defenderle y decirle al otro niño “ves con tu madre a que te de un juguete para ti” se lo quitamos para dejárselo al otro niño? ¡pero si nuestro peque quería jugar a solas con su juguete! que nuestros hijos sean buenas personas no viene de que les obliguemos a compartir sus cosas sinó en que vean en nosotros esos ejemplos que nos gustaría ver en ellos y ofrecerles con cariño aquellas herramientas y caminos que les permitan que ellos mismos vean qué está bien y qué no. Démosles la caña, pero no los peces. Que sean ellos mismos que se percaten de las cosas conforme vayan creciendo y madurando.

Pensadlo, porque os ahorraréis muchos lloros justificados de vuestros hijos y con el tiempo veréis que, sin obligarles a nada, poco a poco aprenderán que jugando con sus juguetes con sus amigos la cosa se pone más divertida.

Mi Peque ahora tiene 4 años y comparte sus juguetes con sus amigos, con aquellos niños en quienes confía  o que sabe que podrá jugar con ellos. La lección: todo llega a su debido tiempo.

Anuncios

21 pensamientos en “Compartir o no compartir, that’s the question

  1. Te doy toda la razón..es el niño el que tiene que decidir con quien compartir lo suyo y crear su propia personalidad con SUS decisiones no con las de los demas

    • Totalmente de acuerdo. Debemos dejarles margen de maniobra para que dibujen poco a poco su personalidad y su manera de ser. Ayudémosles a moldear, pero no les moldeemos a nuestro uso y semejanza.
      Un abrazo loli!

  2. Me ha encantado. El verano pasado yo llevaba a la piscina una bolsa de juguetes y gusanitos para comer. Los niños del pueblo venían corriendo, se llevaban los juguetes y cuando se acababan los gusanitos se iban. Así que un día me enfade y dije que no, que si se iban a quedar a jugar con mi hijo ok pero que si se iban a ir al agua, los juguetes se quedaban aquí. Luego otro niño más mayor intentando quitarle al mio la pistola de agua, lo tiro al agua. El mio tenía dos años, el otro 4. Y ahí ya si que me levante y le dije a la madre que si es que no veía que había tirado a un bebé al agua por quitarle un juguete, que estaba harta de que ellas ni mirasen. Me da igual que me odien, yo defiendo a mi hijo, y si se pega con el tuyo no haré nada. Si discuten no haré nada. Si son de la misma edad o parecida y pelean no haré nada. Pero si el tuyo, que es más mayor, tira al mio a la piscina, amiga, prepárate porque iré a buscarte a ti, no a tu hijo que nada de culpa tiene de tener una madre tan pasota. A mi es que el temita del compartir y del “que egoísta, no deja nada” me tiene hasta los huevos ya. En fin… Que el post me ha encantado.

    • Estoy de acuerdo contigo. En mi caso me pasaba que cada día volvía del parque con un juguete menos, juguete que de buena fe dejaba a otros niños y después se despreocupaban de él y lo perdían. Ahora a mi Peque le gusta jugar mucho a futbol, por eso llevo al parque una pelota. Con su pelota juega con sus amigos (de su edad), pero cuando me descuido vienen los niños más grandes, de 7-8 años, les quitan la pelota y no les dejan jugar (y sus madres pasando del tema). En fin, así es la vida del parque jaja, aunque tampoco soy de las que ando protegiendo todo el rato al niño, casi siempre dejo que interactue solo y se espavile, pero cuando hay conflicto intento mediar, intentando que los grandes jueguen también con los pequeños o sinó no hay pelota. Lo que ahora no permito es que se la quiten si él está jugando con ella sin dejarle participar a él también en el juego.
      Un abrazo y muchas gracias por tu comentario.

      • Exacto,no se trata de estar todo el día ahí de perro guardian, pero tengo muy claro que si yo le llevo juguetes no es para que otro se los lleve y ni juegue con él ni le deje los juguetes así que o juegan juntos, o el juguete se queda. y al que no le guste, que no mire..
        Mira esto: http://pequelia.es/ninos/no-hay-que-obligar-a-los-ninos-a-que-compartan-sus-juguetes.html
        Me ha encantado, cito: “En las investigaciones realizadas se muestra claramente que un niño que comparte por voluntad propia, tiende a repetir la acción incluso si no se le dice que comparta, en cambio a un niño al que se le obliga, termina no compartiendo por voluntad propia y se queja mucho más si se le obliga a ello, por otro lado, en un futuro será menos solidario.”
        Hace tiempo leí un post de una mamá que contaba la experiencia y me gustó mucho, te lo dejo también:
        http://www.unabichilloencasa.com/2014/08/hay-que-compartir.html

      • Muchas gracias por los enlaces, no conocía ni el estudio ni ese post de unbichilloencasa, pero veo que congeniamos en la idea que tenemos! me alegra ver que entonces no voy tan mal encaminada. Superinteresante que exista un estudio sobre el tema y que llegue a la misma conclusión en que toda madre llega después de la propia experiencia, pues eso significa que es de sentido común. Ahora mismo recomiendo ese estudio pues es muy común este tema de debate entre madres.
        Mil gracias!

      • Bueno ya sabes que siemore hay quien opina al revés, que deben compartir a toda costa. Cada cual que haga lo que quiera con sus hijos pero yo lo tengo claro, y me quedo con tu idea también. Me alegro de que te hayan gustado, ese post mira que lo leí hace ya tiempo, pero es de esos que siempre recuerdas. 🙂

  3. La verdad es que si tenemos todos mucho empeño en eso de que aprendan a compartir desde casi la cuna, que prisas no?
    A nosotros lo que nos pasa es que, aunque yo me lleve sus juguetes, ella siempre quiere los de los demás niños, así que ya hay días que no me llevo ninguno. Eso si, yo no me quedo en un rincón dejando que ella arrase con lo de los demás, al revés, voy detrás de ella quitándole todo lo que va cogiendo porque creo que no se puede acostumbrar a coger de primeras lo que le da la gana. Igual también hago mal, no se.

    • Para nada haces mal. Mi hijo es como los demás, también quiere jugar con los juguetes de los demás, pero cuando los quiere siempre le digo que antes de cogerlos se los pida al propietario “me dejas ese juguete?” y si se lo dejan pues vigilo que ni lo rompa ni lo pierda. Y viceversa. Si alguien nos pide un juguete nuestro, yo simplemente le pregunto a mi hijo si se lo quiere dejar y si dice que no le digo “piensa que si tu no dejas nunca tus juguetes los demás niños tampoco lo harán”, pero respeto su opinión. Y así con el tiempo ha ido aprendiendo a compartir, pidiendo con educación los jguuetes de los demás, aceptando cuando no se los dejan y dejando los suyos cuando él quiere y a quién le apetezca. Cuando son pequeños es normal que vayan arrasando cogiendo todo lo que pillen a su paso jeje lo único que creo que debemos hacer como madres es vigilar que nos los rompan ni pierdan porque a nuestros hijos tampoco les gustaría que les hicieran eso con los suyos.
      Un abrazote y gracias también por tu comentario 🙂

  4. Es verdad, hay épocas para todo y compartir lleva su tiempo, hay que dejarles porque al final yo creo que si lo ven en casa lo harán pero claro, hay edades a las que no lo entienden.

    • Exacto, ese es precisamente el mensaje que quiero dejar con el post. A un niño de un año por más que le expliques lo de compartir no conseguirás que comparta cosas. Obligarles a ciertas edades no hace más que provocar sus cabreos y lloros sin conseguir el resultado obtenido. En cambio hacerles ver, poco a poco, y sin exigencias, con suavidad, que está bien compartir cosas con los demás y de qué manera hacerlo, creo que es lo más sensato. Con el tiempo, aprenden.
      Un abrazo y gracias por compartir también tu opinión.

  5. Yo aquí tengo una duda existencial. Por un lado llevas razón en parte, pero por otro, su padre y yo si que compartimos nuestras cosas (hasta el coche), al menos con nuestra gente, y es algo que quiero que ella aprenda. Ademas Minififi es muy de zamparse también a por los juguetes de los demás y quiero que aprenda que igual que a ella se los dejan, ella debe dejarlos también. En fin, es un tema un tanto peliagudo, jajaja. Besicos

    • Nada es totalmente negro o blanco. Simplemente creo que es cuestión de actuar con sentido común y acorde con la edad de nuestros hijos. No es lo mismo enseñar a compartar a un niño de 10 años que aun niño de 2. Como he respuesto anteriormente a otros comentarios, lo que he aprendido con mi propia experiencia es que:
      1. No le pidas peras al olmo (un niño de 1 ó 2 años no compartirá sus juguetes por más que les insistas). Pero eso no quiere decir que no vayas ya educándole para que aprenda a compartir, más aún con sus seres queridos: padres, abuelos, amigos. Y no es lo mismo un niño desconocido de un parque que los padres, of course.
      2. No le quitaré una cosa que tiene él para dársela sin más a otro niño. Intento respetar su opinión y decisión igual que quiero que él aprenda a respetar la opinión y decisiones de los demás.
      3. Intento que vea que si él deja sus cosas entonces habrá niños que también se las dejarán a él.
      4. Hay madres con mucho morro. Pasando cuando su niño grandecito se aprovecha de los más pequeños. Una cosa es dejar que los pequeños se espavilen solitos, pero en igualdad de fuerzas y condiciones, no?
      Y con el tiempo ya os he dicho que él solito ha aprendido a jugar en grupo y a dejar sus cosas,
      Un abrato y gracias también por compartir tu opinión 🙂

      • Claro, el tema es lo que tu dices, ni blanco ni negro. A mi tampoco me gusta quitarle un juguete para dárselo a otro, igual que no permito que le den a ella nada con lo que otro niño este entretenido en ese momento. Muchas veces confundimos lo de la palabra compartir, compartir es que haya para todos, no que ellos den lo suyo y se queden sin nada. Y si, hay madres que son para echarles de comer aparte. Besicos!

  6. Holaa!!
    Yo pienso igual que tú. El otro día estaba tomando algo con unos amigos y el sobrino de 3 años de una amiga se montó en la bici de mi hija. Mi hija durante unos minutos no dijo nada hasta que le apeteció montarse. Así que le dije al niño que se quitara.
    Lo siento en el alma pero es la bici de mi hija.
    Eso de compartir suena muy bonito y a todos les gusta darse golpes en el pecho con sus hijos y quedar bien con los demás.
    A mí los demás me importan un pimiento la verdad.
    Al igual que cuando mi hija quiere all de otro niño y no se lo presta. Le digo a mi hija: cariño es que eso no es tuyo cielo, es del nene. Toma tu juguete y jugáis juntos.
    Y ya está.

    Me niego a obligarla a compartir ni a ponerme del lado de otro niño.
    Y me da igual lo que piensen los demás. Y por supuesto que nadie se atreva a llamar a mi hija egoísta porque tengo un gran repertorio de respuestas para dejarla o dejarle con la cara colorada.

    Hay mucha hipocresía y le pedimos a nuestros hijos cosas que nosotros jamás haríamos como tú bien dices.

    Un beso gigante!!

    • Totalmente de acuerdo. A veces parece más un tema de querer quedar bien ante los demás que no de sentido común o de que realmente lo sintamos o queramos así.
      Un abrazote! y gracias también por compartir tu opinión.

  7. Pingback: ¿Obligarles a compartir? | Mamás al borde de un ataque de besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s