Momentos musicales con…Michael Jackson y su Earth Song

Sin lugar a dudas éste es uno más de los muchos números uno de Michael Jackson, pero en especial, éste, por mucho que pasen los años, desgraciadamente no conseguirmos que pase de moda. Michael ya en los 90 lanzó un grito con esta canción, denunciando el ritmo de nuestra sociedad. ¿Hasta dónde nos llevará? Y hoy en día, más de 20 años después, seguimos creyéndonos los amos del planeta, cogemos todo aquello que se nos antoja y cuando ya no nos sirve, lo tiramos, lo abandonamos. ¿Para cuándo ese cambio de mentalidad que nos haga ver que el planeta no es “nosotros” y después el resto del mundo?. El planeta somos todos, el todo, y no es posible “los unos sin los otros”. No es posible la humanidad sin todo lo demás.

¿Hasta cuándo debastaremos la Tierra? matanzas indiscriminadas, guerras, contaminación, aniquilación de especies… ¿No tenemos límite? Pues sí, y éste no nos lo marcamos nosotros, sinó el planeta. Todo llegará…

Así pues, 20 años después, no defallamos y continuemos transmitiendo el mensaje de esta canción a nuestros hijos. Ojalá ellos no sean tan ciegos y sean capaces de dejar un mundo mejor a sus sucesores, cosa que, desgraciadamente, no estamos haciendo nosotros.

Pero no quiero acabar este post con tanto pesimismo. Os diré una cosa, yo siempre he creído y creo que cuando la humanidad vuelva a estar en la punta del abismo…entonces, de nuevo, reaccionará. Sólo espero que esta vez ya no sea demasiado tarde.

Así que, cambio banda musical del blog con esta canción durante unos días…a ver si así inquietamos conciencias.

Anuncios

Taller de cuentos

La Asociación de Padres de Niños con Cáncer Argar, gracias a la colaboración de un grupo de escritores e ilustradores, ha sacado a la venda el libro titulado ‘Taller de cuentos’, una iniciativa a beneficio de este colectivo. Este libro es una recopilación de relatos y cuentos para niños que además de encantarles a vuestros hijos también servirá para que la Asociación Argar pueda seguir desempeñando su magnífica labor.

En este libro han participado autores e ilustradores almerienses, así como dos de los niños de Argar. Uno de los escritores que han colaborado es Juan A. Pajuelo (conocido también como el Lobo Fantasma) y del que ya he recomendado anteriormente un par de sus libros. Se trata de una iniciativa cuyos beneficios irán directamente a cubrir los gastos asociados a las actuaciones y servicios que dispensa Argar como asociación a las familias afectadas.

El precio del libro es de 15 euros y podéis encontrar el libro en diferentes librerías de Almería. Si no soys de Almería y queréis colaborar en la causa sólo tenéis que poneros en contacto conmigo para adquirir el libro y que os sea enviado a vuestro domicilio.

Una nueva oportunidad de colaborar en una buena causa.

Conciliación laboral…o lo que creen

Antes de nada quiero decir que tengo la gran suerte, que dentro de un país donde la conciliación laboral-familiar está a años luz de lo deseado, en mi trabajo se me está permitiendo poder disfrutar de ciertos derechos que todas tenemos como madres trabajadoras, pero que no siempre las empresas dejan practicar. Pero aún así sigo siendo muy crítica en este aspecto.

El otro día leía en un periódico la gran hazaña de la presidenta de Andalucía, está embarazada de tres meses. Pero tranquilos, no temáis, por si a caso ya se ha encargado de anunciar en seguida que no por ello piensa dejar de cumplir a rajatabla con tooodos los deberes de su cargo tal y como hace ahora, pese a quien le pese (y yo me prengunto, ¿aunque le pese también a su futuro hijo o hija? ¿y a su lactancia? ¿al cariño que necesita cualquier niño de su madre, sobretodo durante sus primeros meses?). La verdad es que me hierbe la sangre cada vez que escucho a estas mujeres que han llegado ahí arriba y que se creen las grandes defensoras de la igualdad hombre-mujer. La otra, la tal Soraya, es una “heroina” y ejemplo a seguir porque no usó toda su baja de maternidad. Qué gran sacrificio y … ¡qué mal favor para el resto de madres! porque claaaro, por ejemplo, a ella le traían al peque al Congreso para darle el pecho. Seguro que puede pagarse mil y un canguros y bla bla bla, bla bla bla. Vamos, llévate tú el peque al trabajo y a ver qué te dice el jefe. Pero, ¿todo ésto qué es?! ¿¡estamos locos?! ¿qué tipo de sociedad, de niños, de jóvenes queremos construir?

Precisamente de este tema ha hecho una gran reflexión Trimadre a los 30 en su blog. Os animo a leerla, pues dice verdades como puños.

Sigue leyendo

¡No a los pediatras bordes!

noquieropediatrasbordes

Indudablemente hay profesiones que son o tendrían que ser totalmente vocacionales para poder desempeñarlas con éxito. Así un profesor no puede ser un buen profesor si no le gustan los niños. Y un pediatra no puede ser un buen pediatra si no le gustan los niños.

¿Que hay madres histéricas y que a las primeras décimas ya acuden con un ataque de nervios al servicio de urgencias?. Pues sí. Ya sea porque son novatas o porque son algo paranoicas. Pero la mayoría de madres tenemos sentido común y no perdemos nuestro tiempo, ni horas de trabajo (que después tenemos que recuperar) para llevar a los niños al pediatra sin motivo alguno.

Ustedes, pediatras, tendrán muchos títulos, postgrados y másters, pero nosotras, las madres, estamos atentas a nuestros hijos las 24 horas del día, no los cinco minutos que dura vuestra visita. Así que si llega un punto en que acudimos a ustedes es porque vemos que la cosa no va como tendría que ir. A veces nos equivocaremos y, como suelen decir, sólo será un virus, pero otras veces, si nos prestaran más atención en vez de tratarnos como histéricas, a lo mejor serían capaces de diagnosticar enfermedades graves a tiempo.

Y para muestra un botón. Sigue leyendo

¡Y ya son 4!

Biel copia

Después de disfrutar como nunca de las fiestas navideñas y del Año Nuevo resulta que los turrones, los cientos de chocolatinas del tió y los transnoches le han traído un regalito para nada deseado: la neumonía. Flojita, pero ahí está. Fastidiando un día tan especial para el Peque como es el día de su cumpleaños. Así que ya os podéis imaginar a la menda lerenda, ayer por la tarde, llamando y rellamando a las mamis para anunciarles el cambio de data de la fiesta de cumple. ¡Parecía una call center! pero todo sea para que pueda compartir Su Día con sus amiguitos y amiguitas. Ains…¡qué no haríamos las madres por nuestros hijos!

Podría empezar ahora a explicar todo eso de que hace 4 años estaba en el paritorio, con el caliqueño en la boca y dando saltitos encima de una pelotita. Pero no, eso ya ha quedado atrás (cada vez más atrás) y hoy quiero celebrar su cuarto aniversario recordando algunas de las cosas que el Peque me ha enseñado en este último año:

Sigue leyendo

Entrevista participativa a Laura Cano. Las temidas rabietas.

Hace unos días publiqué la primera parte de la entrevista participativa realizada a Laura Cano, psicóloga y psicoterapeuta, en la que nos hablaba de temas tan interesantes como el vínculo afectivo. Hoy, después del trasvalso de las fiestas navideñas, llegó la hora de publicar su opinión sobre las temidas rabietas de nuestros hijos:

Laura Cano

Mamás_besos: Ahora hablemos de rabietas en los niños más pequeños. A todos nos ha pasado lo de ir a un supermercado y al pasar por el pasillo de las patatas no comprarle ningún paquete porque pronto toca cenar y el peque coger una rabieta de aúpa. ¿Hay determinadas edades donde son más propensos a tener rabietas? ¿Por qué las tienen? ¿Cómo deberíamos actuar ante ellas? ¿Le compramos la bolsa de patatas? o, ¿no sucumbimos a su rabieta dándole las explicaciones pertinentes y arrastrándole por todo el supermercado hasta casa? O, ¿evitamos pasar por el pasillo de las patatas el próximo día? ¿Qué nos recomiendas?

Laura: Sí claro, alrededor de los 2 años, los niños y niñas suelen tener mayor cantidad de rabietas. Las tienen, porque las deben tener, es decir, por la etapa del desarrollo en la que se encuentran en esta edad, las rabietas son la consecuencia de sus primeras autoregulaciones emocionales. Hasta entonces, sus emociones estaban muy estrechamente relacionadas a las nuestras y a las pequeñas conquistas que podían hacer en su entorno más próximo. A partir de ahora, empiezan a experimentar por ellos mismos, diferentes emociones y algunas contradictorias, en este proceso de aprendizaje de regulación de sus propias emociones, llega un momento en el cuál, ya sea por cúmulo de estímulos o la dificultad para gestionarlos, explotan en llanto y manifestaciones conductuales algo agresivas. En múltiples situaciones, la más recurrente puede ser el “show” que nos encontramos al pasar por una tienda de dulces o el pasillo de las patatas en el supermercado. Pero se pueden dar también por otras situaciones como tener hambre y sueño a la vez, y al no saber a qué atender primero, de alguna manera el bebé “patina” y se descontrola.

Sigue leyendo