Navidades a los dos años y pico

Por mucho que queramos negarlo no es hasta que el peque tiene más de dos años y medio que no disfruta de las Navidades a lo grande. Y así ha pasado este año con nuestro peque. Ha disfrutado comiendo polvorones, turrón de chocolate y neulas. Ha cuidado como nadie del tió. Nos ha ayudado a adornar el árbol de Navidad. Ha puesto las figuritas al belén, las ha desordenado vuelto a poner y vueltas a desordenar, y…tiene claro lo que quiere que le traiga el tió y los Reyes!!

Inocente de nosotros, pensamos que con dos años aun no saben lo que quieren. Por eso, con toda tu buena intención intentas guiarle a la hora de elegir los regalos. Que si una pizarrita para que practiques esa psicomotricidad fina de la que tanto hablan en la guardería. Que si unos puzzles para que no se duerma tu inteligencia. Que si un memo para desarrollar la memoria. Que si un coche. Que si… que noooooo!! que él ya lo tenía claro de un buen principio!! que quería los Basurillas!!. ¿basu, qué?. ¡Basurillas!. ¿y qué demonios es eso? ¿a qué os morís de las ganas por saberlo? pues aquí lo tenéis:

El vertedero de los Basurillas

El vertedero de los Basurillas

Se trata de un vertedero donde juegan los basurillas, unos muñecotes no mucho más grandes que un dedal que representan basura (pescado podrido, una bolsa apestosa, etc). Los puedes subir por la cinta transportadora, lanzarlos o tirarlos por una tirolina hasta el lavabo donde después tirarás de la cadena para que caigan a la fosa séptica. Y lo mejor es que puedes ponerles un moco verde para que se queden enganchados! ¿a qué suena asqueroso? pues os diré que además de asqueroso es…divertidísimo!! ante mi asombro os diré que yo también me he engachado a los basurillas (y no sólo con el moco verde jeje) e incluso me peleo con mi peque para que me los deje un rato o juego con ellos cuando nadie me ve jeje. El padre del peque flipa en colores sin entender como podemos pasarnos un buen rato los dos jugando con esos trozos de goma y ese cacharro de plástico barato. Pero tiempo al tiempo, conseguiremos que también sucumba al moco verde muahahahaha.

Pero, ¿cómo empezó ésto de los Basurillas? Como ya os conté hace unos días, mi peque dijo adiós al chupete regalándoselo al tió a cambio de algun regalo. Un día empezó a pedirle los basurillas al tió con cara de “cómo no me los traigas me devuelves el chupete!” y cada día se lo iba recordando. “¿Quiero los basurillas, eh, tió? ¿me cagarás los basurillas, eh? “recuerda que te he dado el chupete, eh?”” ¡Mierdas! (y nunca mejor dicho) yo ya que le tengo preparados los regalos y el peque venga a pedirle los dichosos basurillas. Y si ¿por no regalarle los dichosos Basurillas el peque vuelve a pedirnos el chupete o peor aún, implorárnoslo de esa manera que sólo los peques saben hacerlo hasta sacarte totalmente de tus casillas?. La sóla idea me aterraba y me ponía los pelos de vuelta y media. Todo el mundo me decía que eso era una tontería suya, pues a esa edad aún no saben lo que quieren. Pero yo no paraba de pensar en la posibilidad que el peque volviera a exigir el chupete (porque ellos no piden, exigen! y de qué manera!). Pues, suerte que no le hice caso a nadie y fui unos días antes a la tienda a enterarme qué era eso de los basurillas y a comprarle el vertedero porque el día de cagar el tió el peque sólo esperaba la llegada de los basurillas ya que “le había dado el chupete al tió a cambio”. Y cuando llegó la cagada que llevaba la caja de los basurillas…flipó!! y desde entonces no para de jugar con ellos. Y os lo aseguro, el adiós al chupete sin trauma ni lloros bien vale mil basurillas!

Así que mamis y papis, si vuestro peque ya tiene más de dos años, en vez de preocuparos en pensar a ver qué le puede gustar, preguntárselo directamente. Ellos lo tienen claro. Y no necesitan muchas cosas sinó LA cosa que quieren.

Pero, ¿sabéis cuál es el colmo de todo ésto? que una de las tareas de mi trabajo es gestionar las basuras. Así que imaginad la cara que se les puso a los del curro cuando les dije que mi peque quería los basurillas. Se deben pensar que ando todo el día hablando de basura en casa!!.

Y, seguro que os estaréis preguntando qué quiere mi peque para Reyes. ¿Lo adivináis? pues sí, el camión de basura de los Basurillas jajajaja.

PD: post no patrocinado.

Anuncios

4 pensamientos en “Navidades a los dos años y pico

  1. En sólo dos días ya he visto a varias familias que aplican esta técnica de dejarle el chupete a los Reyes Magos, o en tu caso al Tió, para que los niños se separen de él sin berrinches. Ya me voy a tener que creer que funciona de verdad, y así perderé el miedo a dejar que mi bichilla utilice el chupete.

  2. Pingback: Feliz 3 cumpleaños! | Mamás al borde de un ataque de besos

  3. Pingback: Primer blog-aniversario | Mamás al borde de un ataque de besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s