Las comparaciones son odiosas y más entre niños. Este niño no come (1a parte)

Queramos o no, nosotras, como madres, y nuestros peques, como hijos, somo un jugoso manjar para todo aquel que le gusta entrometerse en la vida de los demás. Cualquier padre o madre, o abuelo o abuela, por el mero hecho de serlo se cree con derecho a decirte qué es lo que haces mal y lo caprichoso y mimado que estás educando a  tu hijo. Claro está que normalmente este tipo de personas son las mismas que nunca te darán una palmita en la espalda cuando haces las cosas bien, sólo saben criticar a lo destructivo. Que si le das muchas chuches al peque, que si come poco, que si lo cojes demasiado en brazos…Siempre va bien que te den consejos (y los agradezco) pero de dar consejos a meter el dedo en la llaga una y otra vez va un buen trecho.

Al principio de ser madre primeriza te dejas guiar mucho por la gente de tu alrededor (incluso demasiado) hasta que te das cuenta que ellos no son ni mejores ni peores de lo que tu también puedes serlo y prefieres coger las riendas del asunto y elegir por ti misma el cómo criar y educar a tu hijo. Soy de las que opino que de maneras de criar y educar a un hijo las hay tantas como padres y madres hay en este mundo, y todas son respetables siempre que se haga con sentido común y mucho amor.

Y no me diréis que una de las comparaciones más odiosas son las que hacen en relación a la comida. El peque está genial de altura, de peso, de salud…pero eso no es suficiente, siempre habrá alguien que te diga un “que si come poco”, “que si tendrías que darle más sólido”, “que ya no tendría que tomar biberón”, “que tendría que comer más fruta”… grrrr grrr. Pero a ver, seamos un poco sensatos! a nosotros, los adultos, ¿nos gusta todo? ¿comemos de todo? ¿y nos zampamos tres platos de garbanzos al mediodía? entonces, ¿cómo nos dignamos a dar este tipo de consejos cuando ni tan siquiera nosotros, los adultos, los practicamos?

el niño no come

Harta de estas comparaciones y de estos pesados consejos compartiré con tod@s vosotr@s, a través de diferentes posts, unas cuántas respuestas que he ido encontrando a lo largo de estos 27 meses de madre. Ya me diréis si os veis reflejad@s en alguna de ellas.

Aquí os dejo la primera parte:

nocome21. Nunca obliguemos a comer a un niño (al menos que el pediatra nos indique lo contrario). A ver, estamos hablando de peques de uno, dos, tres años… nosotros podemos dejar de comer porque queremos  hacer la dieta del bikini, pero un niño no se rije nunca por estas reglas de adelgazamiento, si no comen es porque ya  han comido lo suficiente, porque están incubando algun virus o porque les duele la barriga. ¿A ti te gustaría que con dolor de barriga te hiciesen tragar todo el plato a toda costa? ¿cómo reaccionarías? con una rabieta, a que sí. Y lo peor de todo: ¿cómo le sentaría a tu cuerpo? alguna vez que he intentado obligarle a comer porque me lo ha dicho un tercero me he sentido tan cruel… que no pienso repetirlo si no es estrictamente necesario y por motivos de salud.

2. No todos los niños necesitan comer la misma cantidad. Aquí viene la comparación más odiosa: “el peque de Grimesilda come más que el tuyo y tiene la misma edad”. A ver, está demostrado científicamente que cada persona necesita un aporte calórico diferente, así que no se puede comparar a todos los peques con el mismo rasero! Hay peques que tienen suficiente comiendo como un pajarito y otros que comen como un elefante. Al igual que hay peques más altos, más bajos o de complejidad más delgada o más obesa. Creo que el error es que cuando decimos “este niño no come nada” lo que queremos decir es “este niño no engulle todo lo que creo que necesitaría engullir”.

3. Si le baja el apetito, busquemos la raíz del problema en vez de obligarles a comer con un embudo. Como he dicho antes, si un nocome1niño está enfermo puede perder el apetito y ya lo recuperará cuando se ponga bueno. Lo mismo pasa con esos niños que pierden el apetito por causas emocionales (celos, el regreso de mamá a su vida laboral, cambio de domicilio…). En estos casos solucionemos el origen, la causa de que haya perdido su apetito y una vez solucionado ya verás cómo volverá a comer. Los problemas y las enfermedades no se solucionan obligando a comer.

continuará… (2a. parte)

Anuncios

3 pensamientos en “Las comparaciones son odiosas y más entre niños. Este niño no come (1a parte)

  1. Pingback: Las comparaciones son odiosas y más entre niños. Este niño no come (2a parte) | Mamás al borde de un ataque de besos

  2. Pingback: Mamás al borde de un ataque de besos

  3. Pingback: Las comparaciones son odiosas y más entre niños. Este niño no me come (3a parte) | Mamás al borde de un ataque de besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s